viernes, 11 de enero de 2008

LUTO EN LAS LETRAS MEXICANAS

Ven a mí...

Andrés Henestrosa.

Nuestra Palabra. El Nacional, 10 de enero de 1990.

Ven a mí, acércate,
acércate más, más cerca.

Dame tu mano
y por el camino de mi mano
pásate y éntrate en mi corazón.
Escucha lentamente para que
puedas entender estas palabras
que en mis labios tiemblan.
Verás mis palabras caer en el aire,
como si fueran pequeñas balsas
próximas a naufragar su contenido.
Acógelas.
Sé tú como una blanda orilla de mar
a donde mis palabras recalaran.
Acércate más, más cerca.
Dame tu mano.
En mis historias encontrarás
lo que es limpio, lo que es bello,
lo que transparente brota de mí
como una flor.
Acógelas, sé tú como una blanda orilla,
donde mis palabras recalaran.
Acércate más, más cerca.
¡ay de mí!, si estando tú
en mi corazón, yo abro los ojos
y te busco en el viento y en la nube,
y otra vez me encuentro solo,
completamente solo bajo el viento.





Muere el poeta y escritor mexicano Andrés Henestrosa
Hace 6 horas
MÉXICO (AFP) — El escritor y poeta mexicano Andrés Henestrosa murió el jueves en la Ciudad de México a los 101 años, informó su hija Cibeles Henestrosa, difundió la estación de radio Formato 21.
"Descanse en paz el maestro Andrés Henestrosa, quien está confirmado por su hija Cibeles Henestrosa, hace unos momentos falleció", indicó la estación radiofónica.
El autor murió en su domicilio de la ciudad de México por causas naturales y este viernes recibirá un homenaje de cuerpo presente en Palacio Nacional de Bellas Artes.
Andrés Henestrosa, que se destacó por sus aportes al indigenismo, nació el 30 de noviembre de 1906 en Juchitán, Oaxaca (sureste), donde hasta los 15 años sólo conoció el idioma indígena de la cultura Zapoteca, edad en la que se trasladó a la Ciudad de México para iniciar sus estudios y aprender a hablar en español.
Entre sus obras más importantes se encuentra 'Los hombres que dispersó la danza' (1929) y 'Retrato de mi madre' (1940). Además, fonetizó el idioma zapoteco y elaboró un alfabeto y un breve diccionario
del zapoteco al español.
A lo largo de su vida recibió los más altos reconocimientos que otorga el Gobierno y el mundo de la cultura mexicano.

Entrada destacada

¿Un sueño, una pesadilla o todo lo contrario? – Hable sin miedo

Te despiertas una mañana, te preparas un café y enciendes la radio para escuchar las noticias. Silencio. No se oye nada. Enciendes la televi...