martes, 8 de mayo de 2012

El poeta es sólo otro


entrevista con Jeremías Marquines
Ricardo Venegas
–Naciste en un año crucial de la vida política, económica y social de México, 1968, ¿qué significa esto para ti?
–Derrumbe y expectativa, son dos palabras que me llegan a la mente cuando se menciona el ʼ68. Pero más que nacer en una fecha tan simbólica, soy producto de sus consecuencias, de sus crisis y ésas son las que me marcaron. Los años posteriores son de corrupción, abusos y una profunda desconfianza social. La infancia la viví entre los gobiernos sinvergüenzas de Echeverría y López Portillo, así que aprendí desde pequeño a ser desconfiado y pesimista, y por supuesto son conceptos que están presentes en mi obra.
–Acabas de ganar el premio más prestigiado de poesía de este país, el Aguascalientes, ¿cómo recibiste la noticia?
–La noticia no la recibí yo, sino mi esposa Citlali y mis hijas Zoe y Zyanya; yo lo supe después porque no practico el uso del teléfono celular; ellas me dijeron primero y estaban más contentas que yo. Sin embargo, sí mantenía la expectativa y la duda; confiaba en que el libro que había enviado tenía la fuerza suficiente como para defenderse solo, y pensaba en que si había un buen jurado imparcial, como así sucedió, el libro tenía amplias posibilidades de ganar. En realidad, estoy más feliz porque, de algún modo, el premio recupera parte de la credibilidad que había perdido y que tantas polémicas generó en el pasado.
–Perteneces a una generación de poetas mexicanos valiosos y destacados: María Baranda, Mario Bojórquez, Jorge Fernández Granados y Raquel Huerta-Nava, entre otros, ¿cómo te sientes con tu generación?
–Pienso que la idea de generación literaria donde se mete a todos por igual no me gusta mucho; me agrada más la idea de coincidencias y aproximaciones poéticas, en ese sentido me siento más cómodo, quizá más colindante con las poéticas de Jorge Fernández, Armando Alanís, Ernesto Lumbreras, Francisco Magaña, Mario Bojórquez, Juan Carlos Bautista y, aunque no son de “mi generación”, pero me llegan por su aproximación, las obras de Coral Bracho y Tedi López Mills. Considero que hay en las obras de estos poetas que menciono, “el sentimiento de ser todo y, a la vez, la evidencia de ser nada”. Hay incertidumbre y expectativa, pesimismo y desconfianza, y esas ambivalencias son las que me atraen.
–Vivimos una era de violencia e impunidad agudizadas, ¿el mundo necesita al poeta o viceversa?
–El mundo no necesita a los poetas, sólo necesita a mejores seres humanos. Incluso el mundo no nos necesita como especie, con los animales le basta para estar bien. El poeta es sólo otro individuo más, demasiado herido, demasiado enfermo, demasiado bárbaro como para que encima el mundo necesite de nosotros. Lo indicado sería entonces que el poeta necesite del mundo y a veces eso nos disgusta, porque, al igual que los peces, lo que nos hastía es que todo ocurre en la misma pecera. La violencia es hija de la impunidad agudizada; todos somos responsables de esa violencia que hoy nos sitia. La complacencia, las complicidades y la indolencia de una sociedad cínica le dio forma al terror criminal y como siempre, tratamos de culpar a otros de lo que hemos hecho. Hay que aprender a vivir también con lo detestable.
–Dices en un poema: “Como la catástrofe/ La ilusión siempre necesita dos: el abismo y la intuición.” ¿Le falta arriesgar más a la poesía mexicana?
–Lo que entiendo es que la poesía mexicana nunca ha arriesgado nada. Es una poesía comodina que se conforma con glosar su propia tradición, o a veces haciendo buenas glosas de otras tradiciones, como decía Cuesta. En México casi nunca se premia la experimentación, el riesgo, la diferencia; por el contrario, se premia y se celebra la tradición y la cursilería; por eso lo que tenemos es una poesía endogámica, con múltiples achaques que la hacen cada vez más aletargada, sin sorpresas y alejada de los lectores. Y sí, la poesía necesita de dos: la catástrofe y la ilusión.
–¿Cuál es tu diagnóstico de la poesía mexicana actual?
–Pienso que la poesía mexicana actual está muy alejada de las necesidades de sus lectores; no ha logrado encontrar su lugar en la realidad actual y una consecuencia de este errar es la proliferación de textos vacíos que tratan de llenar recurriendo a las exploraciones temáticas de hospital. Es una poesía de temas más que de esplendores.

ENTREGAN PREMIO BELLAS ARTES DE POESÍA AGUASCALIENTES 2012 A JEREMÍAS MARQUINES


México, D.F., 8 de mayo de 2012
Bol. Núm. 423




  • La ceremonia se desarrolló en el Teatro Morelos
  • Se anunció un incremento al doble del premio para la siguiente edición


El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) informa que este lunes 7 de mayo se entregó el Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes 2012 al escritor Jeremías Marquines Castillo por su poemario Acapulco Golden, en ceremonia realizada en el Teatro Morelos, en la ciudad de Aguascalientes.

Los poetas Jorge Boccanera, Orlando González Esteva y Ernesto Lumbreras, miembros del jurado, seleccionaron esta obra por unanimidad “… por tratarse de una propuesta orgánica resuelta, conteniendo varios registros expresivos con imágenes de gran intensidad” y porque “a lo largo del volumen, desvarío y lucidez dan a la composición del libro una diversidad de climas y una trama”, según se asienta en el acta respectiva.

Acapulco Golden --explicó Jeremías Marquines en entrevista--, es producto de un año de trabajo y la consecución de una obra previa: Duros pensamientos zarpan al anochecer en barcos de hierro.

Además, se anunció el aumento del monto, al doble, para el próximo año, del premio más importante del país en el quehacer poético.

Jeremías Marquines Castillo (Villahermosa, Tabasco, 1968). Es poeta y periodista. Estudió Filosofía y Letras Hispanoamericanas. Ha trabajado como periodista en diversas publicaciones, entre las cuales destaca Tierra Adentro. Sus textos han sido publicados en más de veinte periódicos y revistas de México y Centroamérica. Fue editor del diario La Jornada y El Sur, y columnista del diario Novedades de Acapulco. Actualmente publica la columna “Apuntes de un viejo lépero” en distintos portales de internet y en su blog jeremarki.blogspot.com/. Tiene en su haber nueve libros de poesía y algunos más de ensayo.

Algunos de los galardones que ha recibido son el Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta
1996 (Tampico, Tamaulipas), el Premio de Poesía de Palizada 1996 (Campeche), el Premio Internacional de Poesía Jaime Sabines 1998 (CONACULTA-Chiapas), el Premio Nacional de Poesía de Calkiní 1999 (Campeche) y el Premio de Poesía José Carlos Becerra 2000.

Su obra incluye los siguientes títulos: El ojo es una alcándara de luz en los espejos (1996), La décima intención del petirrojo (1997), De más antes miraba los todos muertos (1999), Las formas del petirrojo (2001), Las formas de ser gris adentro (2001), Duros pensamientos zarpan al anochecer en barcos de hierro (2002), Varias especies de animales extraños cubiertos de piel jugando en una cueva con un pico mientras Richard Dadd observa desde un calabozo de Behtlan (2007) y Bordes trashumantes (2009).

***Con información del Instituto Cultural de Aguascalientes


--ooo--

Calle Trece LATINOAMERICA (Video oficial)

Entrevistas con Eutimio Sosa, para hablar sobre el mito y relato del Popol Vuh‏

Estimados compañeros de los Medios:

Les invitamos a participar en la cascada de entrevistas que el experto en el Popol Vuh, Eutimio Sosa, ofrecerá este viernes 11 de mayo, a partir de las 10:00 y hasta las 17:00 horas, con motivo de la charla Mito y relato del Popol Vuh, una visión de los mayas a través de la Antigua Palabra, que se llevará a cabo el martes 15 de mayo de 20112, a las 19:00 horas, en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

En esta charla multimedia, Eutimio Sosa abordará el texto maya más importante del que se tenga registro: el Popol Vuh, libro que, al versar sobre la génesis del mundo, registra las sucesivas descripciones de la creación y del origen del hombre, así como las aventuras de los jóvenes semidioses Hunahpú e Ixbalanqué; refiere además un caudal de noticias relativas a los pueblos indígenas de Guatemala.

Si están interesados, podrán contactar al investigador Eutimio Sosa en su hogar, número 01 981 813 9457.

Les pedimos sean tan amables de consultar disposición de horarios y confirmar su participación en los números que encontrarán abajo o respondiendo este correo; agradecemos de nuevo su siempre valioso apoyo, enviándoles un afectuoso saludo.


--
Coordinación Nacional de Literatura
Casa Leona Vicario
 
Jefatura de Difusión y Relaciones Públicas
55260219 
 
Raúl Luna
Subdirector de Difusión y Relaciones Públicas
55535269 ext. 212
 
Rosalba Velásquez
Atención a Medios
cnl.difusion@inba.gob.mx
55535269 ext. 210
 

DEMASIADO - Silvio Rodriguez

El aerosol de las microborracheras


Por: | 08 de mayo de 2012

 WA|HH, la cazalla de los muy tecnoemocionales. / NICOLAS BUISSON
De los creadores del chocolate aspirable, la máquina para inhalar tartas y cócteles y el chute de cafeína en spray, llega ahora el aerosol para cogerte un pedo instantáneo. O más bien un micropedo, porque el WA|HH Quantum Sensation sólo te proporciona la sensación de ligereza del alcohol durante unos breves instantes. Después, dicen sus promotores, el efecto se pasa sin dejar tras de sí resacas u otros efectos secundarios, "pero el gusto y la memoria de una sensación intensa permanecen".
El producto, que se presentó la semana pasada en París, es un invento de David Edwards, responsable del centro de experimentación técnico-artístico-gastronómica Le Laboratoire. Empeñado en abrir caminos inexplorados para la degustación, el científico estadounidense afincado en Francia se ha aliado esta vez con Philippe Starck, viejo conocido de los amantes del diseño y artífice del futurista envase del pulverizador. "Una dosis y el impacto es inmediato, como una alarma sensorial", dijo Starck en la presentación de su criatura.
Aunque lo parezca, el WA|HH no es una versión molecular y chic del tradicional popper, sino más bien el último juguete para los amantes de las virguerías tecnoemocionales. Su misión es ofrecer "sensaciones cuánticas", según me explica por mail Valérie Abrial, directora de comunicación de Le Laboratoire. "Con esto queremos decir sensaciones interesantes (olfativas, gustativas, etcétera) con mínimas cantidades de comida y bebida. El pulverizador te da cierta ligereza de cabeza casi sin alcohol, con una milésima parte de un chupito en cada inhalación. Su efecto está lejos de la ebriedad, y el placer que proporciona queda muy por debajo de esta. No te puedes emborrachar con WA|HH. Aunque te inhalaras todo el contenido del frasco, tomarías menos de dos mililitros de líquido".

Los errores de ortografía no son culpa del mundo digital

  • La RAE presenta el volumen de la 'Ortografía básica' ante 200 estudiantes

  • Las tildes y las abreviaturas coparon la mayoría de preguntas


 
El descenso, o descuido, en el dominio de la ortografía no es por culpa de la escritura abreviada en las nuevas tecnologías, como se suele decir. De responsabilizar a algo o a alguien sería a la falta de horas en las clases de lengua, asegura el académico Salvador Gutiérrez Ordóñez, coordinador de la Ortografía Básica de la lengua Española. Esta reflexión la hizo tras la presentación del volumen en la sede madrileña de la Real Academia de la Lengua, ante más de 200 alumnos de primero y segundo curso de ESO. Al acto, presidido por el director de la RAE, José Manuel Blecua, asistieron los estudiantes de los colegios Diego Valázquez, Rafael Ybarra y Claude y Santa María del Camino.
Tras el encuentro, de una hora con los jóvenes que plantearon sus principales dudas, Gutiérrez Ordóñez afirmó que las palabras que más cuesta aprender a escribir son aquellas cuyo significado se desconoce, pero dejó claro que “quien aprende a escribir bien escribe bien, otra cosa es que use otras fórmulas o soportes”.
El volumen no presenta ningún cambio respecto de las normas generales de la RAE reunidas en el polémico volumen presentado en 2010. “Ahora hemos procurado que siga las líneas básicas de la gramática: que sea divulgativa, fácil, transportable, escueta y esencial, es decir que no falte nada, ni sobre nada. Un manual para todo el mundo con todos los preceptos ortográficos necesarios”, ha dicho Gutiérrez Ordóñez. Un logro en poco más de 200 páginas.
Las dudas entorno a las tildes, las mayúsculas y la abreviatura o simbología de la “x” o la “q” dominaron gran parte del encuentro. En cuanto a las tildes, salieron a relucir los monosílabos como “mí” o “sí”, es decir las tildes diacríticas que sirven para diferenciar dos palabras que se escriben igual. Sobre las mayúsculas, Gutiérrez recordó que se deben tildar cuando corresponda y que antes, por alguna razón desconocida, no se hacía, tal vez porque las máquinas de escribir no lo permitían. El caso de las abreviaturas no convencionales se debe a que van en contextos digitales, móviles o correos electrónicos, donde se busca la reducción y la rapidez. “La tilde ha sido un avance importantísimo dentro de la escritura en español porque está sistematizada. Ninguna lengua tiene unas reglas tan claras en ese sentido como la nuestra”, afirma el académico.
Respecto a la queja del descenso en el dominio de la ortografía en las nuevas generaciones, reflejada en los soportes digitales, Gutiérrez cree que ese descuido de la ortografía es generalizado y su causa no es la escritura electrónica. Esas abreviaturas y nuevas formas de escritura van surgiendo en ese ambiente y se quedan ahí, pero no son correctas en la escritura tradicional.
El fallo, agrega el académico, estaría más en la falta de horas de enseñanza, “no en los profesores”. Antes, recuerda, se enseñaba y se practicaba, “aprender ortografía puede ser un poco duro. No se aprende ortografía solo leyendo sino escribiendo. Hay que acompañar la lectura con la práctica”. Y eso es lo que la Real Academia reivindica.

Tomado de:  


Entrada destacada

¿Un sueño, una pesadilla o todo lo contrario? – Hable sin miedo

Te despiertas una mañana, te preparas un café y enciendes la radio para escuchar las noticias. Silencio. No se oye nada. Enciendes la televi...