lunes, 7 de mayo de 2012

Malos tratos: el 42% de los hombres es violentado por su pareja



En un monólogo, presentado por el actor mexicano Carlos Balderrama, se muestra este grave problema en las relaciones de pareja desde los ojos de un hombre inseguro que hace todo lo posible para no perder a su pareja.
México • En México, el 42 por ciento de los hombres son violentados por su pareja, pero sólo el dos por ciento se atreve a denunciarlo.
Por eso, hombres y mujeres deben ver la pieza teatral “Malos tratos”, monólogo del actor mexicano Carlos Balderrama (San Luis Río Colorado, Sonora, 1976).
“Se trata de una propuesta teatral diferente a lo que actualmente vemos en la cartelera, más allá del trabajo profesional que ejercen los actores de hoy en día”, dijo Balderrama durante una entrevista con Notimex, minutos antes de saltar al escenario del foro Las Luces de Bohemia, para ofrecer la función número cuatro.
“Este es mi primer trabajo profesional independiente. He invertido todos mis ahorros. Ya me presenté en Ecatepec, Estado de México, y ofreceré funciones todos los viernes de mayo en Las Luces de Bohemia, pero el próximo lunes estaré en Nayarit, invitado por la universidad local, para ofrecer este mismo espectáculo”, dijo.
Explicó que la obra es un trabajo de contenido que se hizo con pasión, una obra original del entrevistado quien platicó la idea a Martín López Brie para que desarrollara la dramaturgia. “Eso nos enorgullece, porque es una obra, cuya temática no es común en la cartelera teatral”, destacó el joven actor mexicano.
“Estamos acostumbrados a los clásicos y a la dramaturgia contemporánea, a cuentos y leyendas, pero ésta es una historia realista, con lenguaje muy claro que la gente debe ver para reírse, aprender, tomar conciencia y conocer el humor negro que entre risa y risa golpea en el interior de cada espectador”, añadió.
En ese sentido, invitó a todo el público a escuchar al lado masculino del grave problema de la violencia en pareja, y a escuchar lo que un hombre maltratado puede decir de su pareja.
“El personaje es un tipo inseguro, quien hace cosas para no perder a la pareja y para eso, se comienza a relacionar con negocios turbios”, precisó.
En otros temas, la pieza teatral dirigida por Ginés Cruz habla de la violencia familiar y de la corrupción en algunos medios de comunicación. “La obra ha causado tal controversia que han llegado a mi dirección electrónica historias sobre cómo le va mal a los jóvenes”, comentó el actor y empresario independiente.
Balderrama comentó que “hay una historia terrorífica que me han compartido vía electrónica luego de ver el monólogo en la que él va a denunciar a su esposa y el Ministerio Público y ese funcionario, lejos de ayudarlo, se burla de él. También hay cartas preocupantes que hacen pensar en qué hacer para dar respuestas a esos hombres”.
El entrevistado apuntó que se trata de un monólogo con un final trágico que nadie espera, entre carcajadas y datos espeluznantes que todos deben ver, personas de ambos sexos porque ha visto que hay compañeras que van a ver la obra y se ríen de los chistes misóginos, ante la reacción adversa y sumisa de los hombres.
Ya en la pieza escénica, se escucha: “Todos queremos amor, todos queremos matar a alguien”, dice Manuel Vera, el experimentado reportero policiaco del periódico “El Poniente”, personaje central de “Malos Tratos”, puesta en escena que narra la historia de ese periodista inmerso en una relación de codependencia.
Egresado del Centro Universitario de Teatro (CUT), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y con más de 10 años de experiencia actoral, el público lo identifica por sus participaciones en la película “El Violín” y la obra de teatro “Güera es la Patria”, Balderrama estará todos los viernes de mayo en el foro mencionado.

Quién dice yo

La letra desobediente / Braulio Peralta

Señores candidatos a la Presidencia:

El principal problema de ustedes es que no alcanzan a percibir los avances democráticos en la sociedad mexicana en relación a los derechos de las mujeres para abortar, ser madres solteras o quedarse sin hijos. O de los homosexuales y lesbianas que han logrado en la capital los mismos derechos civiles que los heterosexuales (el matrimonio, la adopción y la seguridad médica). Piensan que pronunciarse por estos derechos es perder votos. Craso error.
Las generaciones de hoy son distintas a aquellas donde era imprescindible el matrimonio entre hombres y mujeres para merecer el respeto de la sociedad. Lo errático ahora es ser homofóbico. Lo criticable es estar contra la libertad de las mujeres a elegir sobre su cuerpo. La corrección social y sus viejos principios quedaron atrás, porque hoy la democracia asume la individualidad y el respeto a la orientación sexual como derechos inalienables.
Señor Enrique Peña Nieto, señora Josefina Vázquez Mota, señor Andrés Manuel López Obrador: deberían dejar de ser hipócritas o diplomáticos frente a minorías que imponen criterios vetustos según los cuales los seres humanos vinimos al mundo a procrear hijos y hacer patria (Iglesia y Estado, de la mano). Cambien de táctica y verán.
Si sus asesores les mostraran el índice de parejas libres que existen, el porcentaje de gays y lesbianas con voz y voto en 2012, o de mujeres que han optado por el derecho al aborto que la ley otorga, se toparían con un buen número de electores que los subirían en las encuestas para lograr sus objetivos y sentarse cómodamente en la silla presidencial; no los perderían, como les han dicho. Les recuerdo la posición de Marcelo Ebrard en la ciudad de México, consolidándose por su defensa del derecho de los gays al matrimonio y adopción de hijos.
Dirán que en el país de los pueblitos perdidos viven empotrados en los preceptos del pasado. Dirán que la Iglesia despertará con furia ante cualquier oposición a los designios de Dios. El que se arriesgue por una opción laica, moderna, democrática, más allá del paraíso de empleos y paz que ofrecen a los mexicanos, y en cambio proponiendo un bienestar personal, ese donde el respeto al derecho ajeno es la paz, ganará las elecciones.
El que elijamos, señores candidatos, tendrá que hacer de México un país con democracia para todos. Piénsenlo.

 

Entrada destacada

¿Un sueño, una pesadilla o todo lo contrario? – Hable sin miedo

Te despiertas una mañana, te preparas un café y enciendes la radio para escuchar las noticias. Silencio. No se oye nada. Enciendes la televi...