miércoles, 6 de noviembre de 2019

¿Un sueño, una pesadilla o todo lo contrario? – Hable sin miedo

Te despiertas una mañana, te preparas un café y enciendes la radio para escuchar las noticias. Silencio. No se oye nada. Enciendes la televisión. Pantalla en negro. No hay señal. Te conectas a internet. Aparece un mensaje que dice: “Este servicio ya no existe”. 







¿Un sueño, una pesadilla o todo lo contrario? – Hable sin miedo

sábado, 28 de septiembre de 2019

Invitan al XV Festival de la Palabra, encuentro de quiénes escriben con quiénes leen.




Del 03 al 05 de octubre se llevarán a cabo decenas de actividades que forman parte del XV Festival de la Palabra, encuentro de los que escriben con los que leen, informó Ignacio Mondaca Romero, organizador del evento.

Una de las misiones más importantes de Escritores de Sonora A.C. es difundir la literatura que se produce en nuestro Estado y al mismo tiempo crear nuevas comunidades de lectores, en un país donde se lee poco resulta muy importante sumar lectores y atender la necesidad de lectura.

Por su parte Emilio Robles Burgos, integrante de la asociación mencionó que se llevarán a cabo lectura de obras, presentaciones de libros, conferencias, dramaturgia, talleres, clubes y salas de lectura, escritores en las escuelas y venta de libros.

Agregó que algunas de las sedes serán la Universidad de Sonora, Universidad Kino, Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Sonora (Cecytes) campus Alto Valle y la Universidad Estatal de Sonora.

Dentro del programa se incluyeron actividades en aproximadamente 30 escuelas de educación secundaria, media superior y superior, con la finalidad de fomentar la lectura tanto en estudiantes como profesores, así como para dar a conocer el trabajo que se realiza en este evento.

La licenciada Inés Martínez de Castro, presentó de manera oficial el programa de eventos de otoño de El Colegio de Sonora en el cual da inicio con el Festival de la palabra y da paso a conferencias con temas como el caso Ayotzinapa, migración, agua, historiografía en el norte novohispano, precariedad laboral, y violencia de género.

La jefa del departamento de Difusión Cultural del Colson agregó que todos los eventos son de carácter gratuito, y abiertos al público en general por lo que exhortó a los interesados a consultar el calendario de eventos en la página oficial www.colson.edu.mx

martes, 17 de septiembre de 2019

Los cuentistas toman nuestra casa, la FIL Guadalajara


Los cuentistas toman nuestra casa, la FIL Guadalajara
La decimotercera edición del programa contará con la participación de narradores de Argentina, Chile, Ecuador, España y México para promover su producción literaria entre el público y presentarlos a los mercados editoriales

En memoria de Casa tomada, texto con el que Julio Cortázar se estrenó como cuentistas, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) celebrará la decimotercera edición del Encuentro Internacional de Cuentistas reuniendo a algunos de los narradores contemporáneos más sobresalientes de Argentina, Chile, Ecuador, España y México. Este año se organizaron dos mesas de diálogo, donde los autores participantes compartirán las infinitas posibilidades que existen al crear narrativa breve y sus experiencias como cuentistas, además de promover entre el público asistente su producción literaria y presentarse ante el mercado editorial.

            La primera mesa se efectuará el viernes 6 de diciembre, de las 18:00 a 19:50 horas, y contará con la participación de Rosina Conde, de México, premio nacional de literatura Gilberto Owen; Eider Rodríguez, narradora, ensayista y creadora de cómic, del País Vasco; Félix Palma, multipremiado cuentista y novelista español, quien ha recibido premios como el Tiflos,​ el Gabriel Aresti, o el Miguel de Unamuno, y Diego Valenzuela, autor chileno, quien además del cuento ha incursionado en la novela, y su obra ha sido traducida a más de diez idiomas y publicada en España, Croacia, Italia, Argentina, Perú y próximamente en China.

            Por su cuenta Elvira Aguilar, profesora universitaria, productora, guionista, conductora de radio y televisión mexicana; Solange Rodríguez, premio Matilde Hidalgo de Ecuador; Carlos Martín Briceño, escritor mexicano ganador de los premios internacional Max Aub y el nacional de literatura José Fuentes Mares, así como Jorge Consiglio, cuentista, novelista y poeta argentino, sostendrán el segundo encuentro que se realizará el sábado 7 de diciembre, en el salón 2, en la planta baja, de la FIL Guadalajara. Ambas mesas estarán moderadas por el escritor mexicano y curador del programa, Alberto Chimal.

            El Encuentro Internacional del Cuentistas nació en 2007 con la intención de acercar y promover a quienes producen narrativa breve, tanto al público como al mercado editorial, y hacer visible la producción literaria de ese género. Alrededor de 103 autores de todo el orbe han tenido la oportunidad de compartir sus experiencias con sus lectores, gracias al apoyo de diversas instituciones internacionales y editoriales independientes.
 

Encuentro Internacional de Cuentistas
Viernes 6 y sábado 7 de diciembre
18:00 a 19:50
Salón 2, planta baja, Expo Guadalajara
Modera: Alberto Chimal



Antología de Cuentistas 2019 en este enlace
Enlace a las fotografías de los autores










Rosina Conde (México, 1954). Ha sido cajera, recepcionista, secretaria ejecutiva bilingüe, costurera, traductora, editora, profesora universitaria, periodista, escritora, cantante y artista de performance. Fundó las editoriales Panfleto y Pantomina y Desliz, y ha sido editora fundadora de las revistas El Vaivén y Tercera Llamada. Ha publicado en revistas y suplementos culturales de México, Estados Unidos, Francia e Inglaterra, y alrededor de 50 cuentos, dos novelas, una obra de teatro, un videocuento y varios ensayos. Está incluida en antologías nacionales e internacionales, y traducida al inglés y alemán. Ha recibido varias distinciones, entre las que destacan la Medalla al Mérito Literario Abigael Bohórquez en 2017, Reconocimiento al Creador Emérito de Baja California 2010, Premio Nacional de Literatura Carlos Monsiváis en 2010 y Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen en 1993.

Jorge Consiglio (Argentina, 1962).  Es un escritor argentino y licenciado en letras por la Universidad de Buenos Aires, donde fue docente en la cátedra de semiología. Su obra ha sido publicada en diversos países y en antologías. Entre sus obras destacan El bien (Norma), Gramática de la sombra (Norma), Pequeñas intenciones (Edhasa), Hospital Posadas (Eterna Cadencia),  Marrakech (Simurg), Villa del Parque (Eterna Cadencia), publicado en Reino Unido bajo el título Southerly (Charco Press). Su obra le ha valido para obtener algunos reconocimientos como el Premio Ópera Prima Nuevos Narradores (España), por El bien, Tercer Premio Municipal de Novela (Argentina), por Gramática de la sombra, Segundo Premio Municipal de Cuento, por el libro El otro lado, y II Premio Nacional de Literatura en la categoría novela, por Pequeñas intenciones.

Carlos Martín Briceño (México, 1966). Escritor mexicano. Es miembro del Centro Yucateco de Escritores y del consejo editorial de la revista literaria Navegaciones Zur. Ha recibo diversos reconocimientos como el Premio Nacional de Cuentos Beatriz Espejo, el Premio Nacional de la Universidad Autónoma de Yucatán (categoría de cuentos, 2004) y el Premio Internacional de Cuentos Max Aub por Montezuma's Revenge. Entre sus obras destacan Montezuma’s Revenge (2012), Caída libre (2010), Los mártires del freeway y otras historias (2008), Al final de la vigilia (2006) y Después del aguacero (2000).

Diego Muñoz Valenzuela (Chile, 1956). Es un escritor chileno. Su obra se desarrolla en diversos géneros, principalmente el microcuento, cuento y la ciencia ficción. Ha sido incluido en más de 70 antologías de relatos en Chile, España, Bulgaria, Rusia, Ecuador, Argentina, México, Colombia, Italia, Islandia, Canadá, Croacia, Estados Unidos y otros países. Cuentos suyos han sido traducidos al croata, francés, italiano, ruso, islandés y mapudungún. Ha sido distinguido en numerosos certámenes literarios, entre los que destacan los del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. En 2011 fue seleccionado –junto con Nona Fernández y Francisco Díaz Klaassen– como uno de Los 25 Secretos Mejor Guardados de América Latina, por la FIL Guadalajara.

Félix Palma (España, 1968). Es un escritor español. Ha incursionado en la novela y el cuento, donde este, le ha reportado diversos reconocimientos como el Tiflos, Gabriel Aresti, Pablo Rido, Alberto Lista o Miguel de Unamuno​. Entre sus obras de relatos destacan El vigilante de la salamandra (1998, Pre-Textos), Las interioridades (2001, Castalia. Premio Tiflos 2001); Los arácnidos (2003, Algaida. Premio Iberoamericano de relatos Cortes de Cádiz); El menor espectáculo del mundo (2010, Páginas de Espuma). También ha publicado las novelas Las corrientes oceánicas (2005, Algaida. Premio Luis Berenguer); El mapa del tiempo (2008, Algaida. XL Premio Ateneo de Sevilla 2008); ​El mapa del cielo (2012, Plaza & Janés); El mapa del caos (2014, Plaza & Janés), y El abrazo del monstruo (2018, Destino).

Eider Rodríguez (España, 1977). Es una escritora española que ha desarrollado su trabajo literario en géneros diversos: el cuento, el ensayo, el género epistolar, la literatura infantil y el cómic. Actualmente se desempeña como profesora universitaria en la Universidad del País Vasco. Entre sus obras destacan Eta handik gutxira gaur (Y poco después ahora, 2004, Susa), Haragia (Carne, 2007, Susa), Katu jendea (Un montón de gatos, 2010, Elkar), Bihotz handiegia (Corazón demasiado grande, 2017, Susa). En 2018 recibió el Premio Euskadi Literatura Saria en la sección de literatura en euskera, por su obra Bihotz handiegia (Corazón demasiado grande). Su obra ha sido traducida al castellano, italiano, alemán, holandés y francés.


Solange Rodríguez (Ecuador, 1976). Es una catedrática y escritora ecuatoriana de narrativa breve. Estudió literatura en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, y compartió clases con escritores como María Fernanda Ampuero y Luis Carlos Mussó. Publicó su primer libro de relatos, Tinta sangre, y le siguieron Dracofilia (2005) y El lugar de las apariciones (2007). Su libro Balas perdidas ganó en 2010 el Premio Joaquín Gallegos Lara al mejor libro de cuentos del año, otorgado por el municipio de Quito, y segundo lugar en el Premio Pichincha de Cuento. También recibió el Premio Matilde Hidalgo por sus 20 años de trayectoria académica en el área de artes literarias. Entre sus obras destacan El lugar de las apariciones (2007), Balas perdidas (2010), La bondad de los extraños (2014) y La primera vez que vi un fantasma (2018).


lunes, 9 de septiembre de 2019

María Baranda es la ganadora del XV Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil

La FIL informa:
María Baranda es la ganadora del XV Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil
La entrega de la décima quinta edición del galardón se realizará el 3 de diciembre, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.
Porque “sus personajes retratan la complejidad humana con sus claroscuros, acompañan al lector y reivindican el lugar de los niños y las niñas en la sociedad”, el jurado de la décima quinta edición del Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil eligió, por unanimidad a la escritora mexicana, María Baranda como ganadora.
La poeta, quien además de este gran reconocimiento recibirá 30 mil dólares, es una de las representantes más sobresalientes de la literatura para niños, niñas y jóvenes.
El jurado de esta edición del Premio SM estuvo integrado por Irma Ibarra, representante de Fundación SM; Rodrigo Morlesin, en nombre de la Oficina en México de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO); Luis Téllez, por parte del International Board on Books for Young People (IBBY México); Héctor Zagal en representación de la Organización de los Estados Iberoamericanos (OEI), y Adolfo Córdova, como representante del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC), quienes destacaron que “la autora presta a los lectores palabras para nombrar vivencias que en la infancia resultan difíciles”.
En su acta, el jurado del Premio SM resaltó que “su obra, de amplio registro temático y ejecución precisa, se ha consolidado a lo largo de más de treinta años; y su escritura, principalmente poética, hace del lenguaje un espacio compartido para explorar el mundo interior y exterior del lector”.
Además, “las imágenes poéticas presentes en su literatura transfiguran la realidad ordinaria en un asombroso universo; y su estética refleja un compromiso con los lectores al ofrecerles textos que los interpelan, ampliando las posibilidades de la poesía escrita para niños más allá de la lírica tradicional”.
Los miembros del jurado reconocieron que los libros de María Baranda “propician el diálogo entre diferentes generaciones e identidades; y que su trabajo ha contribuido a la formación de nuevas generaciones de poetas que escriben para la infancia”.

María Baranda (México, 1962)
Ha dedicado gran parte de su trayectoria a la poesía y a la literatura para niños, niñas y jóvenes.
Algunos de los ejes que cruzan su obra son las dificultades que deben sortear los niños para vivir en un mundo mejor, las condiciones sociales a las que se enfrentan en sus vidas y las diferencias que los distinguen como individuos. De ahí su libro Diente de león que sucede en el México rural atravesado por la guerra del narcotráfico, en donde unos niños aprender a sobrevivir en situaciones extremas ayudados por la amistad y la fuerza de las palabras.
Su libro Marte y las princesas voladoras, habla de la distinción de tener capacidades diferentes y de cómo eso nos hace especiales ante los ojos de los demás.
La exploración del territorio de las emociones lo desarrolla en sus libros de poesía, como en Digo de noche un gato, en donde los poemas hablan del mundo íntimo e imaginario que se tiene en la infancia.
Las preguntas escenciales, necesarias, que la poesía otorga, el ¿quién soy? o el ¿qué hago aquí?, surgen también como hilo conductor en su libro ¿Quién necesita amigos?, dirigido a los primeros lectores. La amistad como fundamento, con todas sus posibilidades de acercamiento y de libertad, son expuestas a través de diversas preguntas que los protagonistas exponen a lo largo de la historia.
El vuelo y el pájaro o cómo acercarse a la poesía está dedicado al fenómeno poético, especialmente al encuentro del lector con la poesía a través del universo de la lectura.
Otros libros para niños son Tulia y la tecla mágica (Ediciones Castillo, 2001), Silena y la caja de secretos (Ediciones SM, 2003), Arrullo (El Naranjo, 2006), Invisible (Norma, 2006), Sol de los amigos (El Naranjo, 2010), La casa del dragón y otros poemas de horror (Ediciones SM, 2014), La enorme nada (FCE, 2016), Un ajolote me dijo…(Ediciones Castillo, 2017), Máquinas imaginadas (Planeta, 2017) . Y de poesía se encuentran Fábula de los perdidos (1989), Moradas imposible (1997), Dylan y las ballenas (2003), Ávido mundo (2005), Ficticia (2006), Arcadia (2010) y Teoría de las niñas (2018).
Ha participado en la formación de maestros, poetas, escritores de literatura infantil y de mediadores de lectura y bibliotecarios. Colaboró en varios libros de Lectura de nivel Primaria y Secundaria. Ha realizado dos antologías originales de poesía para niños con autores mexicanos Hago de voz un cuerpo (FCE, 2007) y Moyolhonontzin, Hablar con el corazón (Secretaría de Morelos, 2014).
Es autora invitada para dar conferencias, seminarios, talleres, lecturas de poesía tanto en el extranjero como en su país.
Recibió los premios de literatura infantil Barco de Vapor, Castillo de la Lectura, el FILIJ de Cuento para Niños. Forma parte de las Listas de Honor de IBBY y del Banco del Libro de Venezuela. Tiene la Mención de Honor en el White Ravens y el Ragazzi de la Feria de Bolonia. En Poesía ha recibido el Premio Nacional de Aguascalientes, el Premio Internacional Villa de Madrid en España, el Premio Jaime Sabines-Gatien Lapointe en Canadá y el Premio Internacional Ramón López Velarde por su trayectoria, entre otros. Así como las becas Rockefeller/ Fondo Nacional para la Cultura y las Artes y el Sistema Nacional de Creadores de su país.
Ha visitado varias escuelas tanto en México como en el extranjero. Forma parte del programa Escribir como Lectores https://escribircomolectores.org/maria-baranda/
Fue Embajadora de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil 2017, por lo cual participó como exponente en la Feria de Bolonia para hablar de la poesía y la literatura que se escribe en México actualmente. Dedicó todo ese año a formar maestros, editores, bibliotecarios, mediadores de lectura y público en general con el tema de cómo acercar la poesía a los niños. Participó en el programa El Fondo visita tu escuela, en donde acudió a diversas escuelas públicas para leer y hablar con los niños. Coordinó charlas y conferencias sobre ilustración, el álbum para niños, los jóvenes lectores y las tecnologías, la diversidad de la poesía en la música y otras plataformas artísticas, la edición y el fomento a la lectura. Ofreció diversos taller de formación y de lectura.
Actualmente es la tutora de Poesía de la Fundación para las Letras Mexicanas.

miércoles, 28 de agosto de 2019

Acariciados con los dedos


“Voltear la hoja”
Por Sylvia Teresa Manríquez

Acariciados con los dedos

Qué cuántos años tengo? -
¡Qué importa eso!
¡Tengo la edad que quiero y siento!
La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso.
Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso o lo desconocido...
… Tengo los años en que los sueños,
se empiezan a acariciar con los dedos,
las ilusiones se convierten en esperanza.
…Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos.
Para seguir sin temor por el sendero,
pues llevo conmigo la experiencia adquirida
y la fuerza de mis anhelos
¿Qué cuántos años tengo?
¡Eso!... ¿A quién le importa?
… Qué importa cuántos años tengo.
o cuántos espero, si con los años que tengo,
¡¡aprendí a querer lo necesario y a tomar, sólo lo bueno!!
Fragmentos de “Poema sobre la Vejez” de José Saramago

Me gusta este poema de Saramago porque sin quererlo habla de mi padre, que también es abuelo. Habla de mi abuelo materno que sólo conocí gracias a través de cartas, esas misivas que se enviaban por correo aéreo, las mismas que parecen en peligro de extinción. Habla de mi abuelo paterno que aunque fuerte y serio, se dio la oportunidad de silbarme tonadas  y compartirme rebanadas de sandía.
También habla del abuelo que me adoptó como nieta, y sin ningún lazo biológico me quiso con tanto amor que todavía me duele su partida. Ese que cantaba mientras me observaba tocar cada cajita de la vieja botica en la que él manejaba sustancias, aromas y colores, que hoy colorean los recuerdos de la infancia.
Me gusta este poema de Saramago aunque no habla de las cinco abuelas que tuve, y que me hacen afortunada.
No habla de ellas aunque juntas tenían todos años del mundo. Las pienso valiosas porque eran fuertes, son el entramado en el que sobrevivimos las mujeres que les seguimos.
Me enseñaron a amar tanto como a mantenerme firme en la contracorriente. Cocinaban, limpiaban, cuidaban, en la misma medida que se apropiaban de su derecho a opinar, decidir y hacer.
Soy afortunada porque tuve tres abuelos y cinco abuelas. No puedo preguntarles que opinan de la violencia que hoy nos invade espacios, pero estoy segura que desde sus trincheras estarían luchando por liberarnos de ella.
No puedo preguntarles a mis abuelas sobre alertas de género, feminicidios, injusticia, desigualdad, inequidad, impunidad; sin embargo, estoy segura que me acompañarían en los reclamos, las preguntas y los señalamientos.
Caminan a mi lado en este gran contingente de mujeres que exigimos calles seguras, bocas sin hambre y manos sin tortura.
Con ellas, yo tengo los años que necesito para vivir libre y sin temores, aunque tengo miedo de que la violencia secuestre la tranquilidad en la que las recuerdo.
Ellas saben que por la experiencia de vivir aquí, los anhelos son más grandes cada día. Saben que no he perdido la esperanza porque pertenezco a esa parte de la sociedad que aún no olvida lo que es vivir sin sobresaltos.
Y sin importar los años que tenga, lucharé para lograr que mis sueños, los de ellas, los de mis hijas, mis nietas, sean fuertemente asegurados por todas las manos, y no sólo acariciados con los dedos.

@SylviaT    sylvia283@hotmail.com

martes, 16 de julio de 2019

Nos vemos en ESACartelera este miércoles con Carlos Padilla


Carlos René Padilla (1977) vio por primera vez la luz... de las patrullas en Agua Prieta, Sonora. Es autor de Amorcito corazón, Un día de estos, Fabiola No toda la sangre es roja. Ha ganado el concurso del Libro Sonorense en los géneros novela, crónica y ensayo en diferentes años. Yo soy el Araña fue galardonada con el Premio Nacional de Novela Negra "Una vuelta de tuerca". Es fundador de SoNoir, movimiento que busca difundir la literatura policial y negra en todo México. Actualmente se encuentra en arresto domiciliario en Ciudad Obregón, donde cocina para su esposa e hija, escribe y en las noches se escapa a un bar donde aseguran que nunca ha pagado nada.

martes, 25 de junio de 2019

Vuelo nocturno

Hoy se recuerda a Ingeborg Bachmann.





Poeta y novelista austriaca, perteneció al grupo literario Gruppe 47. Escribió poemas, cuentos, ensayo y también libretos de ópera.






Vuelo Nocturno 

Nuestro campo es el cielo,, 
arado con el sudor de los motores,
frente a la noche,
bajo la intervención del sueño.

Soñado sobre calvarios y piras,
bajo el tejado del mundo, cuyas tejas
se ha llevado el viento -y ahora, lluvia, lluvia, lluvia
en nuestra casa y en los molinos
los ciegos vuelos de los murciélagos.
¿Quién vivía allí? ¿Quién tenía límpidas las manos?
¿Quién resplandecía en la noche,
fantasma a los fantasmas?

Al abrigo del plumaje de acero, interrogan
instrumentos el espacio, relojes y escalas,
la maleza de nubes, y roza el amor
el lenguaje olvidado de nuestro corazón:
corto y largo largo... Durante una hora
bate granizo el tímpano del oído,
que, desafecto a nosotros, escucha y distorsiona.

No ha desaparecido el sol ni la tierra,
solo se han movido como astros, irreconocibles.

Nos hemos remontado de un puerto
en que no cuenta el retorno,
ni la carga ni la pesca.
Las especias de la India y las sedas del Japón
les pertenecen a los comerciantes,
como los peces a las redes.

Pero se percibe un olor
que se anticipa a los cometas,
y el tejido del aire
desgarrado por el cometa caído.
Llámalo estado de los solitarios
en que se lleva a cabo el asombro.
Nada más.

Nos hemos remontado, y los conventos están vacíos
desde que toleramos, una orden, que no salva ni enseña.
Actuar no es asunto de los pilotos. Tienen la vista fija
en las bases y extendido sobre las rodillas
el mapa de un mundo al que nada hay que añadir.

¿Quién vive ahí abajo? ¿Quién llora...?
¿Quién pierde la llave de la casa?
¿Quién no encuentra su cama, quién duerme
sobre los umbrales? ¿Quién, cuando llega la mañana,
se atreve a interpretar la estela de plata: mirad, por encima de mí...?
Cuando el agua impulsa de nuevo la rueda del molino,
¿quién se atreve a recordar la noche?


De "El tiempo postergado" Ediciones Cátedra S. A. 1991
Versión de Arturo Parada 
 




lunes, 24 de junio de 2019

Las cubetas de la abuela


Sylvia Manriquez

Contaba la abuela que las niñas y los niños de su familia tenían que ir por agua al río porque no había agua entubada en su pueblo, recordaba que su papá le hizo unos baldes de madera pequeños para que ella pudiera cargarlos acomodados en los extremos de una vara que se colocaba en los hombros.
Con el tiempo, hubo que ir más lejos por el agua porque los ríos se iban secando o estaban contaminados. Lo recuerda cada vez que se le termina el agua de garrafón –así le dice- o le ofrecen agua en botellitas.
Como en la espalda de la abuela, a las mujeres se les carga la transmisión de las tradiciones, son educadoras de las generaciones nuevas, quienes transmiten el cuidado de la casa y del entorno. Desde la cocina ellas han educado para el cuidado del medio ambiente, enseñan a reciclar, reutilizar, cuidar el agua, las plantas, el entorno y a los demás miembros de la familia y la comunidad.
A decir de Inés Martínez de Castro, de GEMAS (Género Medio Ambiente y Salud), el ecofeminismo postula que esas responsabilidades son de dos: mujer y hombre. Junto con el cuidado de menores, personas enfermas y ancianas; de la misma forma en que las mujeres han estado saliendo a trabajar y a colaborar en el sostenimiento de casa y familia.
Cuando hay un desequilibrio en el medioambiente se afecta principalmente a las mujeres porque son las responsables de la salud de la familia. Cuando ocurren fenómenos como sequías, inundaciones, ciclones devastadores y otros que tienen que ver con el calentamiento global, las más afectadas son las mujeres, porque son las cuidadoras del bienestar y la salud de la familia. 
Dice Inés que si algo le pasa a los niñas y niños, al tío, a la abuela, pues las mujeres llevan la responsabilidad tanto del cuidado como de la enfermedad. Por eso hay una relación íntima entre dos esferas: la de la salud y la del medio ambiente.
Reflexiono en las muchas poblaciones del mundo sin agua, donde las mujeres aun recorren grandes distancias para abastecerse, muchas veces en zonas sin protección. La falta de condiciones sanitarias apropiadas y seguras expone a mujeres y niñas a situaciones de violencia. Además de que les toma el tiempo que pueden dedicar a estudiar o trabajar.
Coincido con Parker Liautaud, un explorador polar que lucha contra el cambio climático, quien en su artículo “La discriminación de género del calentamiento global” dice que los efectos del calentamiento global son severos con las personas pobres, la mayoría de las personas en pobreza son mujeres.
Los roles de género tradicionales no les permiten tomar decisiones, ni proponerlas, aunque son ellas quienes padecen la carencia de políticas públicas que las protejan o las que han sido mal implementadas.
A pesar de que este tema no es nuevo siguen sin aplicarse medidas efectivas para evitar esta desigualdad.
En 1995 durante la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer realizada en Beijing, se observaron 12 esferas de especial preocupación, La mujer y el medio ambiente es una de ellas. En la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing se señalan tres objetivos estratégicos de los gobiernos en relación con el medio ambiente: participación activa de las mujeres en las decisiones sobre el medioambiente; integración de sus preocupaciones y perspectivas en políticas públicas; además, establecimiento de métodos de evaluación de la repercusión en la vida de las propias mujeres.
Es cierto que a más de 20 años se ha avanzado, pero falta mucho por hacer. No se puede hablar de progreso mientras muchas mujeres mexicanas y sonorenses sigan siendo las responsables de cuidar el ambiente sin poder intervenir en las políticas públicas más que como observadoras.
Hoy la abuela diría: las mujeres tenemos la espalda dolida de cargar además de  cubetas con agua, la responsabilidad del cuidado de la familia y el planeta, sin poder hacer algo para cambiar tan devastadora realidad.
@SylviaT    sylvia283@hotmail.com

viernes, 21 de junio de 2019

Más que hambre


Sylvia Teresa Manríquez.

Yo pido que la familia ayude a sus hijos porque son ellos quienes nos dicen “anda comete una galleta” y eso nos hace querer comerla, pero no es bueno para nosotros por la alimentación que debemos llevar.
Son palabras de Joel, un adolescente con quien tuve oportunidad de platicar en mi programa de radio. Hablamos del Síndrome de Prader Willi, una enfermedad con muchos síntomas que él padece desde su nacimiento y que lo hace tener hambre siempre.
Este síndrome pertenece a un grupo de padecimiento llamados “enfermedades raras”. Rebeca, madre de Joel, es una mujer que aprendió a transformar contratiempos en retos.
Cuando nació su hijo, se dio cuenta que no se desarrollaba como se espera normalmente. Parecía flácido y blando cuando lo cargaba, le faltaba tonicidad en los músculos; presentaba problemas para deglutir y succionar, además notó los ojos en forma de almendra y el llanto débil.
Después supo que estos niños no producen suficiente hormona del crecimiento, lo que les provoca baja estatura y obesidad. Su bebé siempre tenía hambre. Además, los genitales no se desarrollan bien.
En una parte de la entrevista Joel me dijo “Necesitamos que los médicos conozcan esta enfermedad porque a veces no saben que es y no saben cómo tratarnos”. Debemos admitir que falta capacitación y sensibilidad de los profesionales de la salud en cuanto a este tipo de padecimientos.
Cuando padres y madres de familia acuden con los especialistas se encuentran ante la falta de conocimiento sobre Prader Willi, por lo que  suelen ser enviados de vuelta a casa, con una dieta balanceada para que sus hijos no sigan subiendo de peso.
Rebeca no se detuvo. Buscó respuestas por su cuenta. Encontró en internet la descripción del Síndrome de Prader Willi que contenía todos los síntomas que presentaba su bebé. También encontró asesoría en asociaciones de Prader Willi en Sudamérica. Halló una en México que  particularmente ha sido su apoyo, la Fundación María José de Pachuca, Hidalgo.
Con la información en sus manos buscó la ayuda de genetistas y se pudo diagnosticar el síndrome que estaba afectando a toda su familia, no sólo a Joel, su hijo.
Más que destacar los síntomas de Prader Willi, quiero insistir en la urgente necesidad de informarnos y capacitarnos.
Es triste y angustiante ver a madres con menos recursos, desesperarse al no encontrar apoyo en quienes deberían brindárselos, tanto en instituciones públicas como privadas.
Aunque ya se sabe más sobre Prader Willi aún tenemos un lamentable déficit de sensibilidad en los especialistas y profesionales de la salud, aún hay quienes dejan el remedio en consejos sobre la disciplina a la hora de comer con la consiguiente frustración y desgaste de familias completas al no encontrar solución en un simple régimen alimenticio.
En una sociedad que se debate cada día en el sobrevivir a los problemas diarios, la solidaridad para con las familias afectadas por el Síndrome de Prader Willi desparece.
Discriminarlos por ser personas gordas sólo nos sumerge en el atraso. Caminar juntos es caminar hacia el progreso moral y humano.
No permitamos que nuestra moral colectiva se vea en serio proceso de deterioro.

@SylviaT correo: sylvia283@hotmail.com

jueves, 20 de junio de 2019

Humanos sin color


Sylvia Teresa Manríquez 


Señora, señora – me dijo un niño – tenga cuidado, esa niña la va a hechizar y señaló a una niña albina sentada junto a mí. 
Acostumbrada a observar discriminación y racismo hacia indígenas, gente pobre, con alguna enfermedad, gente de color, adultos mayores, sexo, y muchos otros motivos, no me había detenido a pensar en la gente albina hasta el momento en que aquel niño me hizo patente el prejuicio y los tabúes que existen alrededor de las personas con esta condición. 
Hace unos días la ONU nos invitó a tomar conciencia de que las personas con albinismo son víctimas de la ignorancia, incluso de los profesionales de la salud. Y es que su apariencia ha hecho que se tejan a su alrededor falsas creencias, supersticiones, que los marginan y excluyen socialmente. 
El asunto es serio, según ese mismo organismo internacional que concentra información de asociaciones de la sociedad civil, las personas con albinismo son víctimas de asaltos, mutilaciones y asesinatos por lo menos en 25 países del mundo, principalmente en el continente africano. 
Aunque en nuestro país no se tiene noticias de tal grado de violencia, no significa que no se les haga víctimas de discriminación  y marginación. 
En África se tiene la superstición de que algunas partes del cuerpo de las personas albinas otorgan poderes mágicos, lo que ha provocado que se les ataque y su vida esté en peligro constantemente. 
Es importante propagar la información de que el albinismo no tiene nada que ver con enfermedades o limitaciones. Consiste solamente en la ausencia de pigmentación en piel, cabello y ojos. No es contagioso pero si hereditario y congénito, se presenta cuando ambos padres son portadores del gen que lo transmite, aunque ellos no presenten los síntomas. 
Las personas albinas son propensas a padecer problemas en los ojos, como intolerancia a la luz y movimientos involuntarios, así como lesiones en la piel por la exposición a la luz del sol, algo que conocemos bien quienes vivimos en este soleado estado. 
Además de los  anteriores riesgos para su salud, las personas con albinismo se ven obligadas a sobrevivir a la falta de conocimiento de quienes les toca convivir con ellos. Si razonamos en que cualquiera puede ser portador del gen sin saberlo la perspectiva cambia, porque a nadie le gusta que alguno de sus hijos sea discriminado o violentado por carecer de color en la piel. 
Qué tal si combatimos la apatía, negligencia, intolerancia, prejuicios y violencia con información, solidaridad y amor al prójimo ¿Será muy difícil? 

Tomemos conciencia: las personas sin color en la piel son tan seres humanos como nosotros mismos. 

@SylviaT   Correo: sylvia283@hotmail.com  


martes, 18 de junio de 2019

The thrill is gone.. el hechizo terminó

No la conocía, hoy la escuché por primera vez y me encantó... el gran BB King: The thrill is gone...
Oh I'm free, free, free now, I'm free from your spell...

https://youtu.be/zEmi8dkD1BQ

Entrada destacada

¿Un sueño, una pesadilla o todo lo contrario? – Hable sin miedo

Te despiertas una mañana, te preparas un café y enciendes la radio para escuchar las noticias. Silencio. No se oye nada. Enciendes la televi...