miércoles, 22 de abril de 2009

PERIODISMO EN LAS AMERICAS: "El periodismo en Latinoamérica se ejerce con falta de imaginación" (Entrevista a Alma Guillermoprieto en Milenio)


Para la experimentada periodista mexicana Alma Guillermoprieto, colaboradora de publicaciones como The New Yorker, el periodismo en Latinoamérica actualmente se ejerce con escaso rigor y falta de imaginación. Así lo dice en una entrevista a Milenio, en la que confiesa que todos sus artículos "guardan cierto veneno para con los políticos, porque me parece que la falta de decencia en la política latinoamericana es una tragedia”.
Sobre su manera de relacionarse con sus entrevistados, Guillermoprieto dice: "El gran secreto para un reportero es confiar en que todos queremos contar nuestra historia. Todos. Todos queremos ser comprendidos. Escuchados. Y los reporteros, la mayoría de las veces, no escuchan. Van en busca del entrecomillado y no en busca de la verdadera historia que hay detrás del entrecomillado. Pero si uno va en busca de la verdadera historia, el entrevistado percibe eso y lo agradece más de la cuenta".

Sobre el actual periodismo latinoamericano, Alma Guillermoprieto comenta: “Los periódicos en América Latina, me da pena decirlo, no son muy buenos. Hay contadísimas excepciones. Los reporteros jóvenes y muchas veces brillantes se quejan de sus editores, del sueldo... con toda razón. Pero tampoco son tremendamente imaginativos a la hora de proponer textos y enfoques para la realidad. La realidad latinoamericana es infinitamente rica, es mágica e increíble. Al periodismo latinoamericano le falta descubrir la forma de transmitir eso. Está el mundo por descubrir y está todo por escribir. Pero no se comprometen plenamente con eso. Tampoco los periódicos latinoamericanos se plantean todos los días cuáles son los seis temas que pueden cambiar un país, una ciudad”.
Lee la entrevista completa en
Milenio.


*La foto es de Tony Rinaldo


Información tomada de

Entrada destacada

¿Un sueño, una pesadilla o todo lo contrario? – Hable sin miedo

Te despiertas una mañana, te preparas un café y enciendes la radio para escuchar las noticias. Silencio. No se oye nada. Enciendes la televi...