domingo, 2 de mayo de 2010

Presentación de "El Zancudo. No mata, pero hace roncha"

Gracias a las autoridades del ITG por promover el trabajo de los periodistas, gracias a Pina Saucedo por confiar en mí para la presentación del libro de un amigo mutuo y valiente periodista.


Esta fue mi presentación:

Periodismo con tamaños.
Hace tiempo, en un caluroso día del mes mayo me vi ante el reto de entrevistar al mejor periodista de Sonora. No queriendo asumir sola la difícil responsabilidad de designar al mejor, realicé un sondeo entre mis compañeros comunicadores, la respuesta fue constante: Arturo Soto Munguía.
El tema sobre el que hablamos fue el de la libertad de prensa y de expresión. La libertad de prensa se conmemora el 03 de Mayo, y la libertad de expresión el 7 de Junio. El espíritu de ambas es el de celebrar y recordar la libre manifestación de las ideas por cualquier medio, la cual está garantizada en los artículos 6° y 7° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sin embargo, actualmente no hay nada que festejar, la libertad de expresión y el ejercicio de la misma no son respetados cabalmente como derechos constitucionales.
Este es un tema del que el Chapo Soto, nos habló con precisión, y como no podría hacerlo, si vive con intensidad su profesión de periodista.
En la pagina 94 del artículo “El mundo al revés”, del libro que presentamos “El Zancud0 (No mata, pero hace roncha)”, el autor nos deja ver mediante irónicas aclaraciones, la vida sorteada en medio de la persecución política de que ha sido objeto, sobreviviendo al temor de (como él mismo dice) ser reaprehendido y reencarcelado.
Cito un fragmento:

... 12.- Qué mientras en el norte de la ciudad se registró la ejecución de otro próspero empresario, y otro más cayó gravemente herido, en la oficina de la Procuraduría el suscrito fue esposado y conducido de nueva cuenta al Cereso, por instrucciones directas del señor procurador, según el dicho del secretario de acuerdos. 13.- … que se encontraba en esas oficinas asistiendo a un colega detenido, que rindió su declaración esposado a una silla. …

Es innegable que hacer periodismo en la actualidad es una profesión de alto riesgo, lo que hace aun más admirable el trabajo y el valor de alguien que a pesar de los tiempos y con los tiempos, se mantiene fiel a sus principios y nos comparte un periodismo crítico, certero, audaz y mordaz.
Arturo Soto Munguía, el “ChapoSoto”, nos ofrece un periodismo irónico, irreverente, ameno, y siempre preciso. “El Zancudo (No mata, pero hace roncha)”, que lo mismo pica a ciudadanos comunes que a políticos y autoridades y demás actores de la realidad cotidiana de esta tierra.
Aunque no inventó el periodismo político, se desenvuelve como pez en el agua, o zancudo en humedal, en esta disciplina. Así en este libro tenemos un documento que atestigua una realidad vista a través de los ojos de la picardía de un zancudo, dispuesto a señalar necedades, engreimientos e ineptitudes de gobernantes y gobernados.
Con el valor agregado de la crónica urbana y literaria, “El zancudo (No mata, pero hace roncha), un libro altamente recomendado como el documento que no nos dejará olvidar los principios del buen periodismo, que el mismo Arturo Soto nos compartió en aquella entrevista radiofónica: Honestidad profesional, dominio de técnicas de investigación y herramientas tecnológicas, conocimiento de genero y muchos tamaños. (En realidad él dijo webos).
Hace unos cuantos días tuve oportunidad de platicar con Eduardo Langange, otro destacado periodista y poeta mexicano. Para terminar retomo sus palabras: “No soy quien para aconsejar a los jóvenes, más bien, les sugiero” a todos ustedes jóvenes que nos acompañan, que lean este libro, estoy segura les cambiará su forma de observar la realidad en que vivimos.

"El Zancudo. No mata, pero hace roncha" pueden solicitar un ejemplar en el correo chaposoto67@hotmail.com.

Visiten la página web www.elzancudo.net donde prodrán leer la columna diaria.


Entrada destacada

¿Un sueño, una pesadilla o todo lo contrario? – Hable sin miedo

Te despiertas una mañana, te preparas un café y enciendes la radio para escuchar las noticias. Silencio. No se oye nada. Enciendes la televi...