miércoles, 10 de septiembre de 2008

Y llueve aquí también

Mientras en tu ciudad los granizos amenazan con romper los cristales de tu ventana, aquí la lluvia me invita a recordarte. Y me preguntas, y te pregunto... ¿Por qué la lluvia me pone tristona? ¿Me quieres? ¿Dónde guardas este amor? ¿En la rutina de un día? Y no conforme con tus respuestas, te pregunto más, ¿Sufre el alma o sufre el cuerpo? ¿Donde se guarda el dolor? ¿En el estómago? ¿En el corazón? ¿En el cerebro? Y tú sigues respondiendo, será por la lluvia, será por el granizo, será por que sí... Será que el universo es imposible de abarcar...
Solo yo me respondo.

Entrada destacada

¿Un sueño, una pesadilla o todo lo contrario? – Hable sin miedo

Te despiertas una mañana, te preparas un café y enciendes la radio para escuchar las noticias. Silencio. No se oye nada. Enciendes la televi...