miércoles, 7 de noviembre de 2012

Exclusivo para Cosas: Homenaje a la chaqueta Chanel

Celebridades de todos los ámbitos posaron para Karl Lagerfeld luciendo la clásica prenda creada por Coco Chanel. Presentamos imágenes de las sesiones de fotos y del libro que reunió todo el proyecto.
De todas las creaciones que la genial Coco Chanel puso en el mundo, la mayoría sigue vigente. El vestido negro de líneas simples, el collar de perlas, las carteras acolchadas, las cadenas, las camisetas marineras, las camelias... y suma y sigue. Este año 2012, Karl Lagerfeld, director artístico de la moda Chanel, quiso realzar con fuerza otro de los must de la marca: la clásica chaqueta negra.
1
Sarah Jessica Parker

La creó la diseñadora en la década de 1950, y la convirtió en un icono que ha pasado a través de los años sin ajarse. El homenaje de King Karl está expresado en un libro en formato coffee table book titulado “La pequeña chaqueta negra: el clásico de Chanel retomado por Karl Lagerfeld y Carine Roitfeld”, y saldrá a la luz en el otoño europeo de este año. El proyecto demoró un año en su realización, porque más de un centenar de actrices, modelos, cantantes y celebridades atípicas, como Charlotte Casiraghi, posaron para Lagerfeld en Cannes, Nueva York y París. El styling (la producción) de cada imagen fue realizada por Carine Roitfeld y así las actrices Kirsten Dunst, Uma Thurman, Zhou Xun y las demás lucen la pequeña chaqueta negra de una manera especial.

“Fue increíble, vino gente de todas partes del mundo, de lugares tan lejanos como Japón, Los Angeles y Londres para ser fotografiado por Karl”, comentó Carine Roitfeld. “Todo el mundo hizo lo suyo con entusiasmo, con su juego de transformación”. En algunas de las fotos del libro, la chaqueta aparece de una forma muy sencilla y clásica, mientras que en otras, las mangas se han recortado o se lleva puesta al revés. “Eso es lo maravilloso de esta prenda: es tan versátil como una chaqueta de mezclilla, sin embargo, es infinitamente más elegante”, explica Carine.
3
Charlotte Casiraghi

“La pequeña chaqueta negra es una de esas prendas que uno nunca deja de usar. Tengo la suerte de tener una y me complace mucho ponérmela”, dijo Sarah Jessica Parker, también presente en el proyecto.

Karl Lagerfeld dice que hay varias razones para explicar la vigencia de esta prenda. “En primer lugar, mademoiselle Chanel fue capaz de hacer esta pieza icónica solo con ponérsela. Ella construyó un personaje en torno a la historia de su vida y actitud. La fuente de inspiración para la chaqueta fue bastante inusual: mademoiselle Chanel se enamoró de una chaqueta tirolesa con cuatro bolsillos y un ribete trenzado que usaba el personal del Hotel Baron Pantz, en Austria. Por lo que en realidad era una chaqueta para hombres; pero ella la convirtió en una prenda reconocida de mujer. La chaqueta ha cruzado esa línea y llegó a simbolizar un diseño atemporal de moda de elegancia femenina despreocupada: pertenece a todos los tiempos”.

En todo caso, Kaiser Karl explica que ha tenido algunos cambios. “Hemos desarrollado y actualizado sus proporciones. El modelo elegido para el libro es el más clásico, el más cercano a la chaqueta original que mademoiselle Chanel creó. Es el equivalente a unos jeans o una camisa blanca. Es la prenda que va con todo, se ajusta a todos y es apropiada en cualquier momento. Sirve de noche o de día, y puede ser casual o elegante. ¡Es un verdadero milagro! ¡Todo el mundo siempre habla del pequeño vestido negro, pero también existe la pequeña chaqueta negra!”.
8
Zhou Xun

Sobre su colaboradora en este proyecto, asegura que Carine Roitfeld es una especie de Coco moderna. “Establece un estilo y tono radicalmente diferente. La personalidad de Carine no es como la de Coco Chanel, pero su imagen y su carácter se pueden ver en todo lo que toca. Al igual que mademoiselle Chanel, ha inspirado a otras personas. Lo eterno solo puede durar si se mantiene actualizado al mismo tiempo. Por esta razón, la chaqueta es eterna”.

Hablan las protagonistas

Kirsten Dunst, reciente ganadora del Festival de Cannes por su interpretación en “Melancolía” de Lars von Trier y de otras películas como “María Antonieta” y “El hombre araña”, fue una de las celebridades que usaron la chaqueta negra. Según la actriz, esta prenda sigue siendo un icono porque “representó la elegancia cómoda desde su origen y es la primera chaqueta real para mujeres”.

–¿En qué circunstancias la usarías?
–Uno puede ponerse una chaqueta de Chanel con cualquier cosa y verse bien. Un lujo como este no se regala, se pasa a la siguiente generación.
4
Astrid Bergès-Frisbey

–¿Tienes algún recuerdo especial en relación con ella?
–Que Karl me haya escogido para esta filmación de Chanel es bastante memorable.

En tanto, la modelo  y actriz franco-española Astrid Bergès-Frisbey vivió esta experiencia como un acontecimiento que ocurre solo una vez en la vida. “Realmente no se puede olvidar”, asegura. “Gente de todas las edades trabajando junta, fue realmente una locura, el estudio en la rue de Lille estaba lleno de tanta gente... Pero lo más impresionante es cómo se planificó el rodaje para mostrar la personalidad de cada persona y su forma de usar la chaqueta”.


–La moda no es tu área pero, ¿por qué una prenda como esta puede abarcar décadas y generaciones diferentes?
–Porque es atemporal. Por supuesto que es un icono, pero se ha convertido en eso precisamente porque no tiene tiempo. Se ajusta a todo. Puede vestirse de modo elegante o casual con jeans y zapatillas.

–¿Cómo la usarías?
–Con todo, creo. Yo diría que la mayor parte del tiempo con jeans; pero va con todo.
5
Alice Dellal
Karl Lagerfeld y Elizabeth Olsen.

–¿Dirías que abarca varias décadas debido a su simplicidad?
–Sí, porque el corte es muy sencillo. Así que no es para hombres o mujeres, está justo entre los dos. Eso es lo que lo convierte en uno de los grandes símbolos de Chanel para mí, porque es andrógino.

En cuanto a la participación de Sarah Jessica Parker, podría hablarse del encuentro de dos iconos porque la actriz es, sin duda, una de las mujeres cuya asociación con la moda es emblemática. “Yo diría que esta chaqueta es algo que uno se gana en la vida. Es un objeto de arte”, asegura. “Es de esas cosas que uno desea y sueña con tener algún día. Ahora tengo una y es la que usé para esta foto. La considero una preciada posesión. Me siento muy afortunada”.

–¿Estás de acuerdo con calificarla como atemporal?
–Creo que sí. Sería difícil decir que pertenece solo a una época o una generación. Pienso que hay muchas cosas sobre Chanel y Karl y su capacidad de honrar el pasado. Ha sido muy inteligente y ha mantenido la chaqueta negra como algo eterno.

–¿Puedes usarla a diferentes horas del día?
–¡Claro! Depende de tu vida, pero se puede usar para llevar a los niños a la escuela, para ir al supermercado y, si usas un pequeño vestido negro debajo, te puedes sentir muy elegante e importante. Puedes ser casual con ella. ¡Y sin duda puedes usarla con una corona!

La propia Carine Roitfeld tiene muchos recuerdos sobre las sesiones de fotos y el homenaje en general. Lo que más valora es que “todo el mundo hizo de la chaqueta algo personal” y dice que la idea nació a comienzos de 2011. “No hubo límites a la creatividad”, explica. “Recortamos la chaqueta Chanel, la hicimos de manga corta, sin mangas, al revés... En última instancia, es una prenda que va muy bien, porque se puede hacer mucho con ella. Puede servir como ropa deportiva o combinarse con un vestido de noche, o ser usada por un bailarín de ballet. Es una pieza de ropa increíble.

–¿Por qué piensas que ha trascendido épocas con tanto éxito?
–Todo el mundo quiere una. Hicimos una versión en blanco en un momento dado y se veía fabulosa también. Es algo simple y fácil de usar. Te sientes bien con ella puesta. Al igual que los sweaters, era originalmente una chaqueta para hombres y esa es tal vez la razón por la cual a las mujeres les gusta usarla. Personalmente siempre me ha gustado el look masculino-femenino en las mujeres, y para mí esta chaqueta proyecta esa perfección. Va más allá de las décadas, ¿no? Es eterna.

El agudo lente de David Taggart


El fotógrafo estadounidense está presentando una muestra de lo mejor de su obra en la Galería Artespacio. Imágenes en blanco y negro, sin límites geográficos ni culturales, pero con una particularidad: cada una de ellas mantiene parte de su color original.

Por Francisca Gabler 


El estadounidense David Taggart ha viajado por casi todo el mundo. Sólo el año pasado recorrió Chile, Argentina, Bolivia, Camboya, China, Vietnam e India. Es publicista de profesión y define su quehacer como “medios y entretenimiento”, lo que lo ha llevado a trabajar en importantes empresas como Leader’s Magazine, Dow Jones y South Media, entre otras. Pero confiesa que su verdadera pasión es una sola: la fotografía. Por eso viaja. “Viajar es una forma muy distinta para ver un país. Cuando sales con un lente en la mano, siempre tienes otra perspectiva. Entonces, para mí, la fotografía es más que nada un pavimento para entender mejor una cultura”, dice. Así, cada vez que descubre algo interesante, lo registra con su cámara. Hay dos cosas que le interesa captar: “La esencia de la gente y los momentos, que son únicos. Mira, en la exposición por ejemplo, hay una foto en Valparaíso en uno de esos barrios pintados. Un día ví ahí a un hombre muy viejo con un bastón caminando en la calle y en un momento por accidente el tipo caminó frente a una mariposa pintada en un muro. Ahora esa foto sola, sin ese tipo frente a la mariposa, es una imagen sin nada tan llamativo. También el señor solo es algo poco interesante, así que ése es un instante que no vas a volver a repetir”, explica.

–¿Hay otra fotografía que recuerde en especial de sus viajes?

–Varias. Una de ellas fue en India el año pasado, en un pueblo de nombre Varanasi, que es la ciudad más mística de ese país, donde los indios llevan a todos los muertos para tirar sus cenizas al río. Me encontré ahí con una mujer de cara estupenda y que a la vez asustaba. No puedo explicar en palabras por qué, sólo cuando ves la imagen lo puedes descubrir, pero había algo que era mágico, poderoso y asustante en ella. Me costó casi 45 minutos convencerla de sacarle una foto, traté de hacerlo conversando sin conocer su idioma y ella sin conocer el mío. Ese fue un gran momento.

UNA GOTA DE COLOR






Las fotografías que Taggart presenta en Chile son en blanco y negro, pero tienen una particularidad: mantienen una parte del color original en cada una de ellas. Pueden ser las alas de la mariposa pintada en el muro o los ojos misteriosos de la mujer india, lo importante es que las tonalidades dejan de ser un elemento más en la fotografía y mutan en un componente discursivo poderoso. La idea de mantener esa coloración se le ocurrió por accidente: un día al revelar una foto en blanco y negro una gota del color original quedó en ella. “Me gustó y dije: ‘Esa es la esencia de esta foto’. Era un monje con una túnica naranja y parte de ese color salió en la impresión”, cuenta. Ese fue el principio de un trabajo fotográfico extenso –utiliza una técnica a base de máscaras de dos capas que luego son unificadas sobre una única plataforma para lograr la imagen final–, parte del cual se exhibe ahora en la Galería Artespacio, en una exposición que Taggart ha llamado “Entre B+N&C” (“Entre Blanco + Negro & Color”).

–¿Sus fotografías están intervenidas digitalmente?

–Algunas sí, otras no. En general, en mis fotos no hay intervención. Para mí, el pasar la imagen a blanco y negro es solamente un proceso de convertir el color. No es tanto intervención, es solamente interpretar.

–¿Y cómo interpreta usted su trabajo?
–Son escenarios que en general uno no ve, no capta. En algún momento me fijé en esas personas y cambió esa situación a una expresión de arte. Todas las fotos son de actualidad, pero con una interpretación artística. Puede ser una cosa que para nadie tiene importancia y que en papel en la galería sí la tiene. Siento que ésa es para mí la esencia de la fotografía.

–Y eso se manifiesta en que no distorsiona las fotografías.

–Quiero demostrar que es posible tener fotos artísticas sin distorsionar mucho la imagen. Hay mucha gente que tiene fotos tremendamente artísticas, pero están muy intervenidas, entonces yo digo que eso no es foto. Yo quiero mostrar que se puede tener foto y arte sin cambiar la constitución de su estructura.

–Todos los fondos recaudados de su exposición irán a la Fundación Educacional Lo Barnechea. Siempre dona las ganancias de su trabajo fotográfico, ¿por qué?
–Es una buena forma para mostrar las dos cosas que me gustan: ayudar y exponer mi trabajo. Además, siento que las imágenes no son mías, son públicas. Entonces creo que la mejor forma que yo puedo compartir eso es donando las ganancias de esas imágenes a gente que lo necesita. Estoy en una situación ventajosa, donde puedo hacer eso, porque no vivo de la fotografía. 


CONDORITO V/S MICKEY MOUSE
Paralelo a su trabajo en medios y su desempeño fotográfico, Taggart tiene otros proyectos. Uno que lo tiene especialmente entusiasmado es un largometraje, que ya está rodando, sobre “Condorito”, el conocido personaje de historietas creado por René Ríos (“Pepo”) en 1949. “No hay nadie que yo conozca que no ame a Condorito. Su sentido del humor es muy único. Es mucho más profundo que Mickey Mouse, que es muy sencillo. Siento que Mickey Mouse es para niños, Condorito es para todos. Los colombianos, por ejemplo, piensan que Condorito es colombiano. Eso es un tremendo honor. No sé dónde más existe eso”, comenta.

 Fuente: cosas.com (http://www.cosas.cl/2012/reportajes/226-octubre-2008/3139-2933)

Entrada destacada

Nos vemos en ESACartelera este miércoles con Carlos Padilla

Carlos René Padilla  (1977) vio por primera vez la luz... de las patrullas en Agua Prieta, Sonora. Es autor de  Amorcito corazón, Un dí...