Buscar este blog

martes, 28 de septiembre de 2010

Escriben niñas el Himno Nacional Mexicano en mixteco

Fue una tarea que les dejó su maestra de primaria Obdulia Solano

Soledad JARQUIN EDGAR

La agencia de San Francisco de las Flores del municipio de Santos Reyes Yucuná, es una comunidad no registrada por la geografía, las fotografías satelitales ni siquiera lo reconocen, el polvo de los campos cubre el pequeño poblado entre montañas que se suben con esfuerzo, entre caminos de terracería en las que aparecen y desaparecen caseríos, así como la gente, poca gente.

A la orilla del camino, las mujeres como es costumbre van juntas, acompañadas por varios grupos de niñas y niños de todas las edades. Uno o una en la espalda, sólo sobresale un gorro tejido, la señal de que envuelto en un reboso va una niña o un niño, el resto de las y los pequeños -de entre dos y más años- caminan y juegan, con sus caras morenas y cachetes chapeados por el intenso Sol que nos recuerda que en este lugar no hay agua, que es casi un desierto que apenas produce frijol, calabaza y maíz.

Entre el grupo se distinguen cuatro niñas que como muéganos van juntas, cuchichean, se jalan, ríen, se separan, corren, se alcanzan y abrazan mientras caminan presurosas hasta llegar a San Martín Zacatepec. Las cuatro visten su uniforme. En la comunidad hay un evento de los Servicios de Salud de Oaxaca.

En el auditorio-cancha deportiva de San Martín repleto de mujeres jóvenes, cargadas de hijos e hijas pequeñas, las cuatro niñas con sus zapatos blancos de polvo, señal de que han caminado por más de media hora entre la tierra, son el centro de atención.

Ellas nerviosas cantan el Himno Nacional Mexicano en lengua mixteca. Eso no tendría nada de extraordinario, todas las niñas cantan, la gente de las comunidades está acostumbrada a verlas nerviosas y al mismo tiempo con cierto desparpajo en el escenario. Sin duda lo extraordinario es que estas niñas, pequeñas niñas por su estatura, tradujeron el Himno Nacional Mexicano a su lengua, el mixteco.

Clarisa Reyes Pimentel tiene 12 años, en agosto pasado terminó la primaria en la Escuela Manuel Gamio –donde por cierto, solo hay dos grupos: en el primero van las niñas y los niños que estudian del primer año hasta el tercer grado y el segundo grupo que comprende a quienes cursan entre el cuarto y sexto grado.

El uniforme de suéter verde y falda gris que portan es de esa etapa educativa. Clarisa ya no tiene uniforme porque por ahora no está estudiando, entre juego y broma dice que “se tomó el año para descansar”, pero ella sabe que son otras las razones para no seguir preparándose.

Alma Delia Cruz Martínez también tiene 12 años y junto con Araceli Cruz Martínez estudian el primer año en la Telesecundaria. La mayor es Leticia Cruz Ajá, que cumplió ya 14 años y está en sexto de Primaria, “quería repetir”, dice una y todas se ríen y se jalonean.

La traducción del Himno Nacional Mexicano, la obra del poeta Francisco González Bocanegra -del castellano al mixteco- fue una tarea que la maestra Obdulia Solano encargó a sus cinco alumnas y tres alumnos de sexto grado del anterior año escolar y ellas concluyeron el trabajo en sólo una tarde, dicen.

Sus voces en mixteco resuenan en todo el auditorio-cancha deportiva techado con láminas, la gente las sigue con atención tratando de repasar con ellas en mixteco: “Mexicanos al grito de guerra… naña kogo kayu una tundóo nitinakaa kee…

El resto de la gente admira su trabajo, mientras un aire frío nos recorre al mirar el esfuerzo de las cuatro niñas cuya estatura no rebasa el metro con 20 centímetros.

“Aquí las mujeres ya no se casan a los 15 años o un poco antes como sucedía hasta hace poco”, relata Clarisa quien con un aire de confianza sostiene que ahora las niñas se casan a los 18 años, “como ve ya estamos mejor”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Plegaria

Ave María

Cuida al alma en su andar/

aleja la incertidumbre omnipresente/

bendice la sangre sin derramar/

fortalece al guardián,/

que la vida no cese/

la fe no desfallezca/

y la justicia no se extinga,/

del presente amordazado/

y la esperanza mutilada/

Santa Madre ampáranos./

Amén./



STM