Gándara, el bueno



12/Marzo/2011

El Casino de Hermosillo se fue llenando de uno en uno, de dos en dos, de tres en tres hasta completar más de dos mil entusiastas seguidores de Ernesto Gándara Camou, El Borrego.

La cita, para dar la voz de arranque a la Asociación Civil Sonora de Pie, una asociación, vale reiterar, que no es lo mismo que una fundación como varias que existen por ahí para regalar pelotas y cobijas; para rifar viajes y todo aquello que sirva para disfrazar de altruismo y desprendimiento las intenciones de seguir en la nómina del gobierno.

Desde su nacimiento, Sonora de Pie toma distancia de otras organizaciones similares auspiciadas por funcionarios públicos y políticos con cargo de elección.

Para empezar, Sonora de Pie cuenta con representación en todos y cada uno de los municipios del estado. Y no es cualquier clase de representación: ahí están los hombres y las mujeres que hace dos años, se sumaron a la precandidatura de El Borrego y se fajaron en la lucha y en la resistencia contra la espectacular y ominosa cargada a favor de Alfonso Elías Serrano, el carísimo capricho de Eduardo Bours para imponer contra viento y marea al hombre que -él juraba-, le garantizaría una extensión transexenal para su loco proyecto de enfilarse a Los Pinos.

La realidad no sólo tumbó del caballo al ex gobernador. También lo convirtió en el villano favorito de mucha gente, señaladamente de aquella que milita o simpatiza en el PRI, y que siempre le insistieron sobre los riesgos de sus decisiones autocráticas.

Sonora de Pie fue registrada oficialmente el 8 de marzo de 2011. Una fecha emblemática pues ese día, hace dos años, se contaban los votos de la contienda interna del PRI, que le daban el triunfo al senador Alfonso Elías. Votos obtenidos a través de un grotesco operativo ordenado y controlado desde las principales oficinas del gobierno del estado, en medio de un insultante derroche de recursos públicos y privados, para imponer a un candidato.

El resultado de la elección bien podría sintetizarse así: “otra victoria como esta, y estamos perdidos”. Así pasó. En la elección constitucional, Alfonso Elías fue vapuleado por Guillermo Padrés Elías, que lo recibió como candidato con las siguientes palabras: “Bienvenido, primito”. Ya desde ese diminutivo se anticipaba lo que vendría.

La historia, sin embargo, suele ser harto aleccionadora. A la vuelta de dos años, Elías Serrano sigue siendo la figura gris que siempre ha sido en la política; su padrino, Eduardo Bours difícilmente puede pararse en lugares públicos del estado sin sentir el vacío social a su alrededor (en el mejor de los casos) y de hecho, ambos personajes se encuentran seriamente distanciados.

Del otro lado, Ernesto Gándara, que no dejó de picar piedra en todo este tiempo, mostró el músculo de una organización que tiene su fortaleza desde abajo, en miles de ciudadanos, militantes o no del PRI, que le acompañaron en aquellas jornadas durísimas de la campaña interna, y que siguen con la disposición a flor de piel, para seguir de frente.

Con relativa facilidad, El Borrego y sus operadores pudieron convocar y reunir a una multitud que abarrotó el Casino de Hermosillo, viniendo desde los principales municipios del estado: desde San Luis Río Colorado hasta Navojoa; desde Cajeme y Puerto Peñasco, Sonoyta, Guaymas, Hermosillo; desde la sierra y la costa y los valles.

Cero acarreados. Ni un solo camión se vio en el evento, porque no los hubo. Quienes llegaron esa tarde lo hicieron por su propio pie y con sus propios recursos.

La diferencia es clara: Sonora de Pie tiene sustento en la voluntad de estar organizados y actuantes. No la integran activistas a sueldo, sino una considerable cantidad de hombres y mujeres dispuestos y con experiencia en las lides organizativas, en la gestión social y en el ejercicio de gobierno.

Son líderes en sus municipios y encontraron en esta Asociación Civil el motivo y la ocasión para reencontrarse, rememorar pasajes de una historia reciente, a la que no hay que repasar con amargura, sino con la convicción de que sus lecciones han servido para no cometer los mismos errores, como dijo el propio Ernesto Gándara en el Casino de Hermosillo.

“Lo que pasó, ya lo consigna la historia… dejemos que ella califique aciertos y errores, el aprendizaje que obtuvimos nos debe servir a todos, priistas y no priistas, militantes, simpatizantes y gente de la sociedad”, dijo El Borrego.

Es así que Sonora de Pie tiene en su nombre un llamado a la acción contra las prácticas antidemocráticas. Remite inmediatamente a aquellos días en que El Borrego declaró, frente a las intenciones de hacerlo a un lado como candidato del PRI a la gubernatura, que a él no lo sentaba nadie. Que el único que lo sentaba era su padre, pero ya no se encontraba aquí.

¿Que es una organización para abrir brecha en búsqueda de la candidatura al Senado de la República? Ernesto Gándara no lo niega al sostener que las aspiraciones políticas de cualquier ciudadano, él incluido, son legítimas.

Lo mismo están haciendo otros, aunque con muy magros resultados y a pesar de que cuentan con abundantes recursos públicos para promover sus figuras desde cargos de elección o puestos de gobierno.

Pero ninguno, hasta ahora, ha probado su presencia y su convocatoria de la manera en que lo hizo El Borrego. Lo que se vio la tarde del 9 de marzo en el Casino de Hermosillo no fue solamente el arranque de una Asociación Civil.

No, que va. Lo que se vio allí fue una estructura soportada en líderes de partido, de sectores y organizaciones; ciudadanos libres, dirigentes sindicales y líderes de barrio; académicos, políticos, funcionarios públicos, trabajadores independientes.

Y no iban a hacer bola ni a recoger una torta, una soda, una despensa o un boleto para una rifa. Llegaron para pasar lista de presente y así lo hicieron saber varios de los que tomaron la palabra para manifestar su voluntad de participar al lado de Ernesto Gándara.

Lo que se vio en el Casino de Hermosillo es el nacimiento de un movimiento organizado y con estructura; con capacidad para hacer muchas cosas, no solamente apoyar a Ernesto Gándara en el camino a la candidatura al senado.

arturosoto@elzancudo.net

Comentarios

Entradas populares