Buscar este blog

viernes, 25 de mayo de 2012

La potencia del cine latinoamericano

Cannes 2012 está tomado por un puñado de cineastas hispanoamericanos, en un edición triste para el cine español

Madrid 25 MAY 2012 EL PAIS


Los actores mexicanos, Adolfo Jiménez Castro (izq.) y Nathalia Acevedo, y el director mexicano Carlos Reygadas en el estreno ayer jueves 24 de la película 'Post Tenebras Lux' durante la edición 65 del Festival de Cine de Cannes (Francia). / SEBASTIEN NOGIER (EFE)


A pesar de que ayer Aquí y allá, película de producción y director español –Antonio Méndez Esparza- y rodada en México ganara la Semana de la Crítica, Cannes no ha dado mucha cancha al cine español en esta edición. En cambio, países como Brasil, México y Colombia han dado una sensación de fuerza tanto en sus proyecciones como, sobre todo, en el mercado. Si ha habido una fiesta cinéfila fuerte –es decir, fuera de los eventos patrocinados por marcas- este año ha sido la del pasado martes de Brasil, a la que convocaban desde el mismo departamento de prensa del certamen. Y ese mismo país ha dado muestras de su crecimiento en otros detalles: Carlos Diegues, el productor brasileño, preside el jurado de la Cámara de Oro. Walter Salles presentó a concurso En el camino. Y en el Mercado daban una sensación de fuerza, de haber sabido encontrar su camino, que incluye estratégicas alianzas con la producción francesa. Un detalle: en la entrada principal del Mercado hay una columna que desde hace años usaba el cine español para anunciar sus títulos. Este año la columna era brasileña.
Argentina tampoco se ha quedado atrás. “Supongo que es cíclico, que hay épocas”, aseguraba Pablo Trapero, cuyo Elefante blanco ha elevado mucho el nivel de una triste Una cierta mirada. Su título rozó entrar en la sección Oficial, y visto el concurso, no se entiende su ausencia. “Hay algo muy importante, que no sé si ocurre en otros países, y es que en Argentina hay mucha cinefilia, más gente atenta a hacer cine que al circo de los festivales. Discutimos mucho viendo películas. Sospecho que nuestro histórico amor por el cine tiene que ver. A nuestro favor está esa pasión y que defendemos nuestras historias, y apoyarnos, producirnos unos a otros. Es hacer cine más allá que dirigir”, asegura Trapero. Infancia clandestina, de Benjamín Ávila, que participaba en la Quincena de Realizadores, contaba la historia de una familia de los guerrilleros montoneros, que vive clandestina en el Buenos Aires de 1979. Y parte de su metraje está realizado en animación. “Creo que otro acierto argentino es su variedad de estilos”, explica Ávila, quien como Trapero apuesta por las historias propias, que “el público universal acabará llevando a sus propios sentimientos”. Pablo Trapero, por cierto, es uno de los siete directores de 7 días en La Habana, en la que también participan Juan Carlos Tabío, el español Julio Medem, y el francoargentino Gaspar Noé.
Ellos no estaban solos. Fuera de Concurso en la sección Oficial estaba Villegas, de Gonzalo Tobal. En la Quincena de realizadores se proyectó la coproducción argentino-uruguaya, 3, de Pablo Stoll; y en la Semana de la Crítica, Los salvajes, de Alejandro Fadel. Y todos han dejado buen sabor de boca.
México tenía a concurso Post tenebras lux, de Carlos Reygadas. Con su cuarta película ya ha estado en Cannes en tres ocasiones un cineasta que va por libre en el cine actual, pero que refleja la amplitud de su cinematografía: si Iñárritu, Cuarón y Del Toro ruedan en Hollywood, la generación posterior no se ha quedado atrás. “Me da mucha risa todo eso de México busca la Palma de Oro, que busca México un oro en Cannes. No son así las cosas. Ese no es el objetivo. Si fuera así, sería un boxeador o algo parecido”, comentó en Cannes Reygadas. En la sección Una cierta mirada, estaba Después de Lucía, de Michel Franco; y en la Quincena de realizadores se ha visto Fogo, de Yulene Olaizola.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Plegaria

Ave María

Cuida al alma en su andar/

aleja la incertidumbre omnipresente/

bendice la sangre sin derramar/

fortalece al guardián,/

que la vida no cese/

la fe no desfallezca/

y la justicia no se extinga,/

del presente amordazado/

y la esperanza mutilada/

Santa Madre ampáranos./

Amén./



STM