Buscar este blog

viernes, 25 de mayo de 2012

Sexo 'fast food'

Por: | 25 de mayo de 2012

Autora invitada: Tania Llasera (*)
Sex-with-many-fishes-98469-495-700
 El sexo de una noche es como un gran supermercado. El sexo a la carta es el más fácil de conseguir y difícil de practicar. Al ser desconocidos no se sabe lo que le gusta a uno o al otro. Hay que guiarse por los instintos. Es difícil acertar y siempre se debe escuchar al otro. Tener química en la cama a la primera es complicado, aunque se puede conseguir. El sexo puede ser rápido y a la carta. Si lo que se busca son líos de pantalones, seguro que los encontramos. Cegada por la pasión, y casi sin razón, los bares los veo como si de un "menú del día" o "un menú de la noche" se tratasen, un menú nocturno con sus tres opciones de primeros y segundos variados: el pulpo para empezar, el besugo que te acosa en la pista de baile y el triste rodaballo que te mira con ojos de pena desde la esquina.
Así, en las corrientes de este mar, te topas con más de un cabrito, con las tiernas miradas de un rodaballo y con los clásicos merluzos de siempre. Y si una noche encuentro en la carta algún baboso besugo o un pulpo con todos sus tentáculos… corro a casa sin pensarlo. Una persona que quiere rollo de una noche sabe lo que desea. Si no encuentro lo que busco, vuelvo a casa tan solo acompañada de mi silueta. Pero si en el menú tienen al objeto de mi capricho erótico nocturno, ¡corro y a comer! Como si de una enciclopedia se tratase voy a hacer a continuación un repaso de todas las secciones que puedes encontrar en este supermercado de los rollos de una noche.
1SECCIÓN COMIDA RÁPIDA
1. El «pinxito» El amante «pinxito» o el sexo tipo entremés: son aquellos que te comes con o sin hambre. De bocado rápido y con el plus de bajar calorías emocionales.
2. El de la BBC. BBC es un acrónimo para bodas, bautizos y comuniones. Los amantes pescados en celebraciones varias. Un ecléctico grupo donde se puede encontrar cualquier «cosa». Normalmente, suelen ir un poco perjudicados ambos comensales, y empachados de los placeres de la vida se regalan un último banquete sexual para poner su particular guinda al pastel nupcial de la noche.
3. El correcaminos. Los amantes de las prisas. No saben cómo terminar rápido. No es que lo quieran hacer deprisa y corriendo, sino que se deben ir corriendo a la voz de ¡ya! Vamos, que no tienen tiempo para mucho y miran la hora constantemente a cada minuto que dura el acto. No se concentran porque llegan tarde. Son unos correcaminos convencidos, así que al finalizar hacen «Mec, mec» y se van…, desapareciendo por el horizonte para no volver.
4. El cantarín. Los que te dejan sorda. Una vez y no más —o se invierte en tapones—. Aquellos que al llegar al orgasmo te sorprenden con una serenata cantada en todo lo alto que te deja los tímpanos para regalar. Amantes que no se ven venir, y sin avisar, y en el momento de máximo placer se vuelven medio locos y son capaces de desconcentrar a cualquiera. Rompen el momento por histriónicos.
5. El empotrador. Esta clase de amante no se lo presentaría a mi madre, pero fantaseo con él, con el «hombre del chándal» que me empotra contra el muro de algún sucio parking.
6. El amante bandido. Aquel de una noche y nunca más. A este no lo presentaría ni a mis amigas. Tapa, tapa, que ese lo quiero esconder. Que no me vean con él. Amante de habitación, amante privado, no público. Es el bandido y pocas veces dejará el corazón malherido, ya que suelen ser de un solo uso. Una muesca en el colt 45, ¡vaquera!
7. ¿Ya? Lover o «dos minutos lover». Como la sopa de sobre, están listos en dos minutos. Amantes de pasión precoz. Son de la liga del polvo visto y no visto. Cuidado con los ávaros que solo van a lo suyo, es importante o casi requisito sine qua non que también nos satisfagan después. Cuestión de protocolo o etiqueta, como se prefiera, pero es lo mínimo, ¿o no?
8. El clásico saco de patatas…… en la cama. Amantes faltos de imaginación o interés, que se quedan tirados cual saco de patatas y se dejan hacer. Ellos moverse en la cama, lo justito. Muy poquito, la verdad sea dicha. Amantes que se dejan amar, pero no «aman» ellos. Son tipo patata que casi nunca llegan a tortilla, les faltan «huevos».
9. El aburrebragas. O el pez más rollo del mar, el amante pan sin sal. Con este me veo bostezando enseguida. Sencillamente, no es divertido ni dentro ni fuera de la cama. Mejor dormir sola.
10. La bella durmiente. Aquel amante que cae rendido después del acto. Termina tan relajado que se queda roque allá donde estemos: si el sexo ha sido en unas escaleras, pues ahí, dormido como un lirón. Se queda sopa instantáneamente en cualquier parte. Un plomo a la hora de despertarle. ¿Instantaneamente? Je, je.
11. El microondas. Es el que adora calentar y volver a recalentar, pero no termina de quemar. Se queda por encima. Es nocivo para la salud de sus amantes, eternamente frustrados por las ondas de pasión que no acaban de llegar a su clímax final.
12. El folclórico. Son los conquistadores con el folclore de los previos, pero alérgicos a la penetración. Pueden llegar a saturar. Románticos empedernidos que te leen poesía y quizá apasionados de las grandes folclóricas españolas, de ahí su nombre.
13. El narciso. Además de una flor, son los que se buscan en todos los reflejos para admirarse. Vanidosos que tienden a su propio culto. Coquetos, cuyo máximo sueño es poner un espejo en el techo encima de la cama para verse a sí mismos antes de ir a dormir y despertarse consigo mismo y una sonrisa a la mañana siguiente. Egocéntricos del sexo compartido.
14. Mr. Proper. Fríos en sus previos. El sexo parece un examen. Al desvestirse dobla cada de prenda, te hace esperar en la cama, enfriándote de manera rápida. Un amante despegado, gélido y ordenado que no entiende que el sexo ha de tener algo de sucio y caótico para ser divertido. Mr. Proper ve el sexo propiamente como una fórmula limpia y matemática.
15. El pijo. No es necesariamente «pijo», pero sí muy cuidadoso y remilgado con su coche, su moto, su casa… Sus cosas las mima con tanto cariño que envidias el objeto. No es un buen sentimiento. Como Mr. Proper, al desvestirse dobla meticulosamente su ropa, eso sí, cara y de marca. La cuida más que a ti. Sus prioridades sexuales dejan mucho que desear.
16. El exquisito. Sexo oral, no; sexo anal, qué asco… Amantes de morro fino que no quieren pringar. Exquisitos de las labores sexuales. Tienen cara de «aquí huele mal», y no son muy dados a dejarse llevar por la pasión. Suelen guisar solos: ellos se lo guisan y ellos se lo comen.
17. El yoyó. No paran de hablar y hablar y hablar… de sí mismos. Amantes inseguros a los que les gusta más charlar que mantener relaciones:«Porque yo tal…» y «Porque yo cual...»; les plantas un beso solo para callarles. ¡Bésame tonto!
Slide-7_2
SECCIÓN PRODUCTO EN BRUTO
Bruscos y brutos los hay a patadas. Son los que todavía no han hecho el rodaje del amor y el sexo —o no han aprendido ni lo van a hacer—, joyas en bruto sin pulir, "sexualmente hablando". Existen muchas vertientes.
1. El honesto. Los que nunca mienten; los brutalmente sinceros que te dicen sus verdades como puños. "Pensé que tenías las tetas igual que mi ex, pero creo que son bastante más pequeñas",dice el prenda mientras coge tus dos pechos con sus manos y parece que los pesa. "Pues yo pensaba que eras mejor en la cama" o "¿Esto que tienes aquí es celulitis?"… Todo lo que suelta el elemento por la boca está fuera de tono, y casi siempre resulta muy desagradable. Para estos casos clínicos no hay más remedio que contestar siempre con su propia medicina. Si quiere marcha la va a encontrar. Hay que responderles sin miedo: "Pues la tuya no es muy grande… ¿no?", y mírale con ojos inocentes. No falla. Que note en sus carnes lo que duelen las verdades.
2. El de cuchara sopera. Clásicos guarros de calle que gritan lindezas del calibre: «Me comería tu regla a cucharadas… ¡guapa!», y sonríen pensando que han dicho un cumplidazo. ¡Qué cerdos!
3. El del polvo tipo deportivo. Parece que compitan con alguien por su vigorosidad y faltade empatía hacia ti. Sus posturas favoritas suelen ser la del perrito,a cuatro patitas, y el único ruido seco que se oirá es el «pa pa pa…» de los cuerpos chocando. Es sexo de choque. Lo achaco a demasiadas horas viendo porno.
4. El patán. Amantes con buenas intenciones pero allá donde se agarran,pellizcan, o donde se sujetan, molestan. Unos «patosos patanes»con dedos untados en mantequilla de lo mal que lo hacen, todoparece resbalarles a su lado. Gravitan gravemente al lugar opuestodel calentón. No hay física o química alguna. Son capaces dedejarte marcados, de regalo, unos hermosos chupones y levesmoratones allí por donde pasan.
5. Con la «L» de learner. El novato. Amante como lienzo en blanco. Y si se es unabuena pintora, se le puede enseñar técnicas, colores y maticesque él desconoce. Hacerle el rodaje a tu gusto, vaya.
6. El pichabrava. El típico cantamañanas que chulea de sus dotes amatorias ydespués sus aguas son mucho más mansas que bravas, ¿sabes?
7. El hiperactivo. El de las posturitas mil, amante inquieto que se cree virtuoso de las posturas sexuales. Más que follar parece que estés haciendo yudo en un tatami. Puede llegar a estresarte como poco. Te marea y tanto cambio impide centrarte en disfrutar. ¡¡Para quieto ya!!
8. El «potitos». El virgen que quiere ser desvirgado. Todavía está con los potitos sexuales, no mastica siquiera, solo traga. Es virgen y busca no serlo. Se puede aprovechar la oportunidad de regalarle como acto de caridad la mejor experiencia sexual de su vida. O pasar del yogurín por soso.

SECCIÓN CASQUERÍA: DESECHOS DE LA NOCHE
Al igual que en la planta superior de un hipermercado está la sección de Oportunidades, a altas horas de la noche, cuando crees que ya se ha vendido todo el pescado y que te vas sola a casa, aparece de repente uno de esos retales que sobreviven a la noche. Le miras y piensas: «Pues no está tan mal, ¿no?». Él tambiénte mira a ti, ladea la cabeza y avanza como puede desplegando sus encantos…
1. El pagafantas. El potencial amante que trabaja las barras de los bares invitandoa diestro y siniestro a copas sin conseguir una ínfima cifrade citas de las que siembra. Su técnica pesquera es meter el ceboen el agua desde el principio, pero su velocidad es demasiadolenta y los peces se comen el delicioso cebo del anzuelo y siguennadando.
2. El desesperado. Lo mismo se va contigo que con la de al lado. No tiene criterio.Nada puede ser menos sexy. Pesca sin target, sin ton ni son,está desesperado y la desesperación se huele a millas.
3. Cash and Carry. El que se puede rescatar a altas horas de la noche y en unestado deplorable. Invita a la última copa porque no se encuentra ni el bolsillo y lo tienes que arrastrar tú hasta la morada. Esmuy posible que no haya ni un beso. De sexo ni hablamos.
4. El pulpo bailongo. A este te lo encuentras tarde en la pista de baile. La música puede ser de cualquier clase, le da igual, va al calor del baile cuerpo a cuerpo, al magreo. Sus manos parecen tentáculos con ventosas. Cuesta quitarle de encima.

SECCIÓN CONGELADOS: PARA SALIR CORRIENDO
A los pescaditos de esta sección sería mejor directamente congelarlos para no verlos en un tiempo por lo menos. Son pinochos de la vida, y ya se sabe que se pilla antes a un mentiroso que a un amante cojo.
1. El amnésico. Mentiroso que promete, promete y no deja de prometer con tal de «meter» y, una vez metido, olvida todo lo prometido. Vamos, un clásico que te regala el oído con todas las promesas habidas y por haber. Vendedor de fantasía por una noche que se esfuma al alba. Amante que vive del engaño y la fantasía.
2. El pez venenoso. Son como los peces más bellísimos y letales. Amante guapo a rabiar y peligroso por igual. Miente tan bien que se lo cree hasta él mismo, y hasta pone la mano en el fuego por sus «verdades». Inquietante estafador, pez realmente venenoso que hay que tener en cuenta.
3. Gatillazo-man, amante pichafloja. Habemus un problema de ingeniería sexual. No debemos darleimportancia si queremos ver crecer nuestras expectativas. Perodificulta y enturbia la relación con el sexo y la naturaleza en esemomento, no hay duda. El crecimiento de los penes tiende a serun mecanismo muy mental. Hay varias razones posibles, pero miraestas dos por si te suenan: tenemos al complejo «animadora»,aquel que se ve inferior a ti. No se cree lo suficientemente buenopara estar contigo. Te ve como una popular animadora americanaen el instituto y no se atreve a dar el paso. La autoestima afecta alpene. La flojera sexual es consecuencia de su alta visión que tienesobre ella: estás en su pedestal y eres intocable. Ese sentimiento leimpide tener una erección como manda la naturaleza.
4. El amante "una mosca en mi sopa". Aquel que tiene una moral que le pesa por algún compromiso—novia, claro—. Algo no va bien. Es como una mosca en tusopa sexual. Esconde algo y miente, su mala conciencia se reflejaen su miembro real. La mente muchas veces gana la batalla alcuerpo. Las mentiras hacen que su patita se vuelva muy corta,porque, ya se sabe, "las mentiras tienen las patas muy cortas".
SECCIÓN DELICATESSEN: PRODUCTOS FINOS Y ELABORADOS
Existen, para incrédulos, auténticos virtuosos del sexo de una noche, amantes furtivos de técnicas geniales, artistas de su dominio sexual.
1. El lince ibérico. ¡Ay!, el amante en peligro de extinción en la península ibérica. Literalmente, el que hace el salto del tigre. Un tigre en la cama, capaz de hacerte una auténtica performance de sobresaliente. Un amante audaz que sabe escuchar tus necesidades y te regala placer sin tú decir ni mu. Es un lince sexual. Un veterano que sabe mucho y habla poco.
2. El veterano es amante de 10. Un sobresaliente en todo. Besa de coña. Te enciende en un segundo. Presta tanta atención al detalle de las velas por toda la habitación y pétalos de rosa en la cama, como a la cantidad de orgasmos que te sirve en bandeja esa noche. Un chef cinco estrellas del sexo. Garantía de satisfacción por horas de vuelo encamado. Directamente informo de que quedan dos o tres repartidos por el mundo. Es un ideal. No se debe perder la esperanza ni bajar el listón.
3. El pez payaso. El que te mete a carcajadas en la cama. Le ve la gracia a todo y el sexo es siempre divertido a su lado. Nada hay más atractivo que un gran sentido del humor.
4. El tiburón. Es el que navega al anochecer y amanecer en busca de víctimas fáciles, de lobas heridas. Huele la sangre a kilómetros de distancia, y es rápido y mortal; come con un apetito voraz y no se le ve venir. Se va tan rápido como llega, es sigiloso, silencioso y letal. Sabe lo que hace. Liga por ligar, es empotrador por naturaleza. Horas y horas de vuelo avalan su veterana técnica. Satisface cada uno de nuestros deseos sin decir esta boca es mía...
5. El lobo disfrazado de cordero. Amante que, sabiendo perfectamente cómo se procede al acto sexual, se hace el ingenuo para luego asombrar con habilidades especiales y sorprendentes. Gratas sorpresas sexuales que se encuentran por el camino de la noche.
6. Pulpo profesional. Posible amante que parece que tiene tentáculos. Te pilla por banda y te preguntas cuántas manos tiene. Un amante sobón, capaz de hacerte un lacito en el tanga y desabrocharte el sujetador a la vez que te besa y se quita los zapatos.

Images1(*) Tania Llasera acaba de publicar 'El sexo sentido', en la Editorial Espasa. Este texto corresponde integro al capítulo 11 del libro, en el que con mucho humor clasifica los tipos de hombres disponibles a última hora de la noche (de juerga). Llasera nació y creció en Bilbao y Gran Bretaña. Ha trabajado para distintos canales británicos: BBC, Channel 4, Channel 5, Meridian TV, etc. y en distintas cadenas en España (La2, Cuatro, La Sexta, Telecinco...). Con sección semanal sobre Sexo en el programa de radio 'Atrévete' en Cadena Dial trabaja aquí y allá cómo presentadora incansable.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Plegaria

Ave María

Cuida al alma en su andar/

aleja la incertidumbre omnipresente/

bendice la sangre sin derramar/

fortalece al guardián,/

que la vida no cese/

la fe no desfallezca/

y la justicia no se extinga,/

del presente amordazado/

y la esperanza mutilada/

Santa Madre ampáranos./

Amén./



STM