Buscar este blog

miércoles, 2 de mayo de 2012

Letras Violeta


Regina Martínez, periodista


Soledad JARQUIN EDGAR

El pasado fin de semana volvió a pasar lo que no queremos que pase en este país ni en ninguna otra parte del mundo. El asesinato de la periodista Regina Martínez, corresponsal de la revista Proceso en la ciudad de Xalapa, Veracruz, es otro intento por amordazar la libertad de expresión y por callar la verdad que trastoca casi siempre intereses económicos y políticos relacionados o no con la delincuencia.

En un estado de guerra como el que vivimos en México, ejercer la profesión del periodismo se ha convertido en una de las actividades más peligrosas y el asesinato de Regina Martínez nos ha vuelto a recordar ese terreno nada seguro sobre el que se está parado y nos recuerda también lo que se advirtió desde hace casi cinco años cuando Felipe Calderón decidió iniciar una guerra que se advertía peligrosa para la ciudadanía y en especial para aquellas y aquellos periodistas que investigan y descubren verdades incómodas para los grupos o mafias en el poder.

En julio de 2011, en Veracruz también fue asesinada Yolanda Ordaz Cruz; en septiembre de ese mismo año otras dos periodistas fueron asesinadas en el Distrito Federal, Marcela Yarce Viveros y Rocío González Trapaga y este fin de abril, la corresponsal de la revista política más importante del país también fue muerta tras sufrir una penosa tortura, según reportan los medios de comunicación.

La Comisión Nacional de Derechos humanos hace su propia cuenta, con este último artero y cobarde crimen suman ya 77 los asesinatos cometidos contra periodistas en México desde el año 2000 y no sólo eso, también hay una lista de reporteros desaparecidos, otra más grande y ominosa lista de periodistas agredidos físicamente y otra más de periodistas amenazados por personas sin rostros ni nombres.

Sin duda, cada una y cada uno de los periodistas asesinados representa una pérdida profunda para el país porque con su muerte se deja sin oportunidad a la sociedad mexicana de conocer la verdad sobre un hecho.

Entonces no sólo se pierde una valiosa vida, sino también se pierde uno de los valores y derechos fundamentales de los seres humanos la libertad de expresión y se atenta contra la libertad de prensa.

Regina Martínez fue hallada en su casa, golpeada y estrangulada y como en otros casos, la falta de cientificidad en las investigaciones lleva a las autoridades a salir por la vía menos difícil, al pretender sugerir que se trataba de un crimen común, porque habrían sido sustraídos algunos objetos de la casa de la periodista.

Sin embargo, quienes conocieron a Regina Martínez y quienes la llegamos a leer a través de Proceso sabemos que se trataba de una periodista “entera”, comprometida con su trabajo y siempre dispuesta a investigar hasta las últimas consecuencias.

Yo, a diferencia de lo que se ha dicho en otros espacios no me atrevería a llamar “valiente” a Regina porque pienso que estaba realmente comprometida con mostrarle a sus lectores la verdad, una condición indispensable dentro del trabajo periodístico. Diría entonces que Regina Martínez fue una periodista honesta e inteligente, que usó siempre la razón para mostrar la verdad y no la fuerza de sus palabras o creencias personales.

Sin duda, esta muerte “intolerable” nos debe recordar que ser periodista en México es escribir cada línea, decir cada palabra, grabar cada instante o capturar cada fotografía periodística bajo riesgo total, por la falta de garantías para el ejercicio de una profesión fundamental para la democracia de un país, indispensable para el desarrollo pleno de los derechos humanos y sobre todo para la libertad de la sociedad y necesaria contra el autoritarismo de todos los poderes.

Por tanto, el asesinato, siempre cobarde y artero, siempre innecesario de Regina Martínez, es una afrenta para todo el país que cree y tiene esperanzas de que algo puede cambiar para el futuro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Plegaria

Ave María

Cuida al alma en su andar/

aleja la incertidumbre omnipresente/

bendice la sangre sin derramar/

fortalece al guardián,/

que la vida no cese/

la fe no desfallezca/

y la justicia no se extinga,/

del presente amordazado/

y la esperanza mutilada/

Santa Madre ampáranos./

Amén./



STM