Buscar este blog

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Palabras mayores: Ups… Los feminicidios que pueden venir…


Ups… Los feminicidios que pueden venir…




No, no son prostitutas, son muchachitas instruidas pues, la mayoría terminaron una carrera profesional, dentro de una de las casi 20 Universidades que existen en Ciudad Obregón.
Ellas nacieron entre finales de los 80´s y hasta mediados de los 90´s, por tanto, tienen entre 22 y 27 años de edad.

Y me cuentan: Ellas, la mayoría, impulsadas por sus padres estudiaron una carrera profesional esperanzados, padres e hijas, en encontrar un mejor futuro en un horizonte no muy lejano.

Egresaron, buscaron trabajo y, las que acaso encontraron, se toparon con la ruda realidad que un título universitario, dos idiomas cuando menos, no eran la llave para encontrar un empleo que no existe más que en el imaginario de ambos, padres e hijas y los pocos bien remunerados que existen y los que están por existir, ya tienen dueño, entre las hijas y los hijos de los dueños, o entre pariente o conocidos.

Entonces pasa que existen dos opciones; una, contratarse por un sueldo bajo (y en ocasiones prestaciones escamoteadas como la seguridad social) o, convertirse en Ninis. Y como Ninis, pues, no hay obligaciones diarias, ¿verdad?

Casi todas ellas, como jóvenes que son, gustan de la fiesta, de la diversión, acudir a los llamados antros y también, cómo no, a los bailes y conciertos que esos sí, siguen funcionando en este lado de la geografía sonorense sin pausa.

Luego entonces se van enrolando en una vida nocturna que primero les permite un trago o dos por noche, pero luego, algunas, no todas, van encontrando la forma de que alguien las invite una copa más y luego otra y así hasta encontrarle cierto gusto al alcohol, droga iniciática y puerta de muchas otras más peligrosas y proscritas.

Y como al día siguiente no tienen nada que hacer, pues, siguen en esa cosa que ahora les llaman after, y en cualquier lugar, una calzada, la casa de alguien, la presa o el dique, sirven para esperar la madrugada escuchando música y divirtiéndose.

Pero resulta que los muchachitos de contra parte, también con las mismas credenciales de estudios y vida, no pueden proporcionarles la fiesta porque, para empezar, para las bebidas se ocupa dinero, y para trasladarse a los “after” carro.

Entonces entra aquí un grupo especial de jóvenes, que usted puede detectar fácilmente en la calle o en esos centros de diversión. Conducen trocas arregladas y refulgentes, se visten con ropa de marca (aunque no les quita lo naco); los estéreos de sus carros son estridentes y caminan por el mundo como si lo trajeran a flatulencias, buscando con la mirada a retadores o enemigos. Muchos de ellos, traen una mochilita terciada, que cuidan más que a sus ojos, porque quien sabe si dentro, traen la llave de la diversión o la seguridad personal.

¿De dónde salen estos chamacos? Del mismo barrio, de la misma clase, pero, algunos de ellos, al no encontrar empleo, buscan la manera de incorporarse a una banda delictiva y de ahí vivir en la fast line, aunque sea unos años, como sicarios, pushers, revendedores, menudistas o trasegadores.

Y luego en la pachanga y al alcance de la mano, salen el otro tipo de drogas, desde las tachas al crack, de la marihuana a la cocaína, drogas sociales, pues.

¿Recuerdas, lectora, lector, aquel video titulado “Pisteando Bichis” grabado en Navojoa y que tuvo millones de vistas en youtube? Hagan de cuenta.


Entonces esto parece regla: las niñas salen a la fiesta, se enganchan con estos chamacos y no llegan a su casa a dormir, por andar en la fiesta. Las redes sociales entonces hacen su trabajo: Se busca a fulana y zutana y bla bla bla… Horas después, la publicación desaparece, cuando ellas regresan a sus casas, sanas y salvas, aunque crudas.

Pero sucede también cada vez más seguido, que los muchachitos se “ondean” y deciden hasta cuando, donde y como termina la fiesta. Y entonces se las llevan a la fuerza, en una especie de secuestro que, en la mayoría de los casos de ahí no pasa, de retenerlas algunas horas más (aunque es igual de reprobable, ¿eh?)

Lo que sí pasa, es que drogas, alcohol, prepotencia, machismo y demás, hacen un mal coctel. Y entonces vemos que, los feminicidios, acechan detrás de la conciencia laxa y estúpida de estos hombrecitos, de que la mujer es un ser menor y sustituible. Y ahí está el verdadero y grave problema. Y ahí puede ser que, lamentablemente, este tipo de delitos aumenten entre nuestra sociedad.

Claro, no nos perdamos: todo este relato inició, con la falta de oportunidades en nuestra región, la que se convierte en campo fértil para vivir la vida loca, a cualquier precio ¿o no?

Saludos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Plegaria

Ave María

Cuida al alma en su andar/

aleja la incertidumbre omnipresente/

bendice la sangre sin derramar/

fortalece al guardián,/

que la vida no cese/

la fe no desfallezca/

y la justicia no se extinga,/

del presente amordazado/

y la esperanza mutilada/

Santa Madre ampáranos./

Amén./



STM