Buscar este blog

lunes, 12 de noviembre de 2012

Julio Scherer

La letra desobediente / Braulio Peralta



No hay autobiografías de periodistas en México. Uno supone los porqués pero es un vacío indudable. Han sido otros los que han escrito de Manuel Buendía, Miguel Ángel Granados Chapa, Manuel Becerra Acosta, Carlos Marín, las más leídas. Incompletas todas y complacientes con el protagonista. Imposible escudriñar más atrás de los poderes que han detentado en su momento. Sabemos que está escrita la de Jacobo Zabludovsky pero no le gustó el armado. Y se quedó en el tintero.
Muchos han querido hacer la de Julio Scherer García. Pero él lo ha prohibido. Será hasta cuando él se vaya que sabremos lo que Vicente Leñero piensa de él, a quien conoce profesionalmente como la palma de su mano. Y para curarse en salud, el periodista del antiguo Excélsior —ese que lo convirtió en leyenda gracias al ex presidente Luis Echeverría—, acaba de publicar algo que es cualquier híbrido menos autobiografía: Vivir.
En realidad es recuerdo de sus éxitos periodísticos. Mejor hubiera sido publicarlos completos porque como anécdotas son pobres, escritas en prosa poco afinada. Uno espera de la leyenda revelaciones sobre su persona y el poder. Nada. Lo consabido: su salida de Excélsior, la fundación de Proceso y la ausencia de la publicidad gubernamental en los gobiernos del PRI y el PAN, las dificultades de hacer periodismo en México (aunque la revista ya pasa las tres décadas de existencia, tiene lectores).
La cereza del pastel es una indiscreción poco ética sobre la memoria de Gabriel García Márquez: no sabe que Carlos Fuentes ya murió. Tampoco puede dedicar un libro porque olvida el apellido del periodista. Nadie lo invitó a hacer la crónica —mala—, del estado vegetativo, en apariencia, del Nobel. Supongo que la familia nada dirá a Gabo sobre el libro de Julio Scherer, que quiso ser protagonista, desatendiendo el consejo de Vicente Leñero.
Y hasta un cuento —inentendible—, se atreve a publicar en Vivir.
Un libro vacuo. Seguro nadie se atrevió a decirle la verdad: que tendría que retrabajarlo, mínimo.No tuvo un amigo crítico al lado. O no hizo caso de consejos. Tozudo, ya se sabe que es. Habrá que esperar la biografía no autorizada, pues Julio Scherer García es de los grandes periodistas de prensa escrita para conocer al país y sus entrañas.
Mejor releer La vieja guardia. Protagonistas del periodismo mexicano, de José Luis Martínez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Plegaria

Ave María

Cuida al alma en su andar/

aleja la incertidumbre omnipresente/

bendice la sangre sin derramar/

fortalece al guardián,/

que la vida no cese/

la fe no desfallezca/

y la justicia no se extinga,/

del presente amordazado/

y la esperanza mutilada/

Santa Madre ampáranos./

Amén./



STM