Buscar este blog

viernes, 2 de agosto de 2013

La divina locura de Hungría, según László Krasznahorkai

Por EDMUNDO PAZ SOLDÁN
El país / 02 ago 2013

Guiados por sus obsesiones, los grandes escritores tergiversan a su manera el mundo que les ha tocado en suerte narrar. Viajamos con ellos a sus países y nos sirven de guías tramposos: muestran algo profundo de su región al mismo tiempo que dan cuenta de lo que verdaderamente agobia su psiquis. Al hacerlo, su imaginación puede ser tan poderosa que termina imponiéndose a la misma ciudad o país narrados.  

No conozco Hungría, pero desde que leo las novelas de László Krasznahorkai siento que todos los húngaros están poseídos por una divina locura, capaz de hacerlos contemplar planes de trascendencia mística lamentablemente destinados al fracaso. Korin, el protagonista de Guerra y guerra (1999), “está más loco que una cabra”, como lo evidencia en el instituto psiquiátrico del distrito, en el que les hace ver a los doctores que no entiende cómo puede cargar la cabeza sobre sus hombros, cómo es que “su cráneo estaba fijado mediante ligamentos a su columna vertebral”; no es metáfora: que no se entienda esa conexión puede llevar “a la pérdida inevitable de la cabeza”. Pero no importa: Korin ha encontrado un manuscrito en los archivos de su ciudad, un manuscrito que da cuenta del secreto de la belleza del mundo, y quiere darlo a conocer a todos. A esa empresa obsesiva dedicará sus días. 
Los personajes de Krasznahorkai provienen de pueblos y ciudades de poca monta, en los que abunda el “espíritu de lo desértico, de lo abandonado, del fantasmagórico letargo fabril que se había aposentado durante décadas sobre aquel paisaje”. Aparentemente, esos “gélidos y ventosos puntos del mundo” no son lugares para la poesía. Pero Korin y los personajes de novelas como Melancolía de la resistencia (1989) y Satantango (1985) son, pese a su indefensión, capaces de transformar ese mundo a partir de su mirada poética. Están a la espera de un salvador que los saque de su situación marginal, pero sólo encuentran vividores que medran con su inocencia, predicadores que los llevan a tierras prometidas más estériles que el lugar que han abandonado.

Krasznahorkai escribe novelas picarescas desde el punto de vista de los que no son pícaros. El comunismo ya ha quedado atrás en Hungría, pero no el deseo de fundar un orden nuevo más justo. Los sobrevivientes del desastre caminan entre los escombros, visitados por sus sueños febriles y contemplando la belleza que asoma a su alrededor de tanto en tanto, como “una tropa de murciélagos pisando los talones al convoy rumbo a la estación de Rákosrendezó, sin ningún ruido, en perfecto silencio, como un medieval ejército de fantasmas… dando la sensación de que se dejaban arrastrar a Budapest aprovechando el corredor de aire formado por el tren…”.

Esta es una mirada a Hungría, pero hay muchos autores y libros, especialmente conocidos en los últimos años ¿que otros libros nos recomiendas sobre Hungría?
* Edmundo Paz Soldán ha publicado Billie Ruth (Páginas de Espuma)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Plegaria

Ave María

Cuida al alma en su andar/

aleja la incertidumbre omnipresente/

bendice la sangre sin derramar/

fortalece al guardián,/

que la vida no cese/

la fe no desfallezca/

y la justicia no se extinga,/

del presente amordazado/

y la esperanza mutilada/

Santa Madre ampáranos./

Amén./



STM